Agencia
COREA DEL SUR.- Una joven deportista no pudo completar la prueba final de trineo en los Juegos Olímpicos de Invierno al sufrir un accidente que la dejó fuera de competencia. 

La estadounidense Emily Sweeney protagonizó un accidente en la última serie del luge femenino de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang, que obligó a los organizadores a interrumpir momentáneamente la prueba para que los médicos la pudieran atender junto al canal de hielo, publicó Milenio.

También te puede interesar: Casi muere el año pasado, ahora es medallista olimpíco

Sweeney buscaba mejorar su décimo tercer puesto parcial en la última bajada de la competencia, pero el trineo se le desbalanceó y chocó contra una de las paredes. Cuando intentó corregir la marcha, el pequeño vehículo se cruzó en el canal y salió despedido hacia el otro costado, lo que terminó con Sweeney despedida y el trineo volcado.

De inmediato, los médicos acudieron en su ayuda, mientras que en las pantallas gigantes del Alpensia Sliding Center dejaron de emitir imágenes de la zona del accidente. Por el contrario, las cámaras mostraban la preocupación del cuerpo técnico de Estados Unidos y la de los aficionados ubicados en la tribuna principal, entre ellos, la mamá de Emily Sweeney.

Tras unos diez minutos de incertidumbre, la piloto de 24 años pudo incorporarse con mucho dolor, pero llevó tranquilidad a los asistentes al poder desplazarse por sus propios medios.

En trineo, los atletas son capaces de alcanzar velocidades de 140 kilómetro por hora -el récord histórico es del austriaco Manuel Pfister quien en 2010 logró alcanzar los 154 km/h-. Por ese motivo, un desliz en plena pista puede causar graves lesiones, aunque Sweeney pudo evitar salir malherida del accidente.