Agencia
COREA DEL SUR.- Se terminaron los Juegos Paralímpicos. Este domingo la llama de PyeongChang 2018 se apagó, en medio de una ceremonia espectacular en el Estadio Olímpico de la justa que se llevó a cabo en Corea del Sur. 

La celebración por el adiós a una nueva justa paralímpica fue sensacional, con mucha música especial, encabezada por la reconocida canción de ‘Arirang’, que demuestra todo el folclor de la nación, y es considerado un himno por los coreanos.

También te puede interesar: La esperanza es lo último que muere: Cruz Azul espera pasar

Por otro lado, se llevaron a cabo las últimas premiaciones para los atletas que ganaron medallas el día final de competencias en el Hockey, Cross Country y Esquí Alpino

La entrada de las banderas al Estadio no se quedó atrás, pues fue un momento en el que la gente que asistió el evento, coreó al máximo los colores de su respectivo país, con lo que se generó una fiesta tanto en las tribunas, como en la parte baja de la pista. 

Además, no faltó el agradecimiento por parte de los atletas hacia los voluntarios, con un regalo simbólico con los colores de los Juegos y de Bandabi, mascota de la justa, como una forma especial de hacerles saber lo que se valora su esfuerzo para que cada competencia y evento salga adelante.

Finalmente, en un momento que fue de lo más especial, se entregó la estafeta a los Juegos Paralímpicos de Beijing 2022; y se apagó la llama del pebetero en PyeongChang

Con información del portal Marca