Agencia
QUITO, Ecuador.- La Fiscalía de Ecuador pidió este martes a la jueza de Garantías Penales de la Corte Nacional de Justicia de Ecuador, Daniella Camacho, prisión preventiva contra el exmandatario Rafael Correa, en la investigación que se le adelanta por su presunta implicación en el caso del secuestro del ex asambleísta Fernando Balda.

De acuerdo con información de RT, la solicitud la presentó el fiscal General Paúl Pérez, luego que el exmandatario no acudiera ayer  a la sede de la Corte Nacional de Justicia en Quito, capital de Ecuador, a iniciar su ciclo de presentaciones quincenales, como indicaba la medida cautelar de Camacho establecida el 18 de junio.

También te puede interesar: Confirman asesinato de periodistas secuestrados en Ecuador

En su lugar, Correa se presentó en la sede del Consulado de Ecuador en Bélgica, país donde reside desde el año pasado. Según el exmandatario, lo amparan la Convención de Viena de Relaciones Consulares, la Convención Interamericana de Derechos Humanos, la jurisprudencia de la Corte Interamericana, y la Constitución y leyes de la República de Ecuador.

El fiscal Pérez pidió, además, que se notifique a Interpol mediante difusión de alerta roja para su captura y extradición. El pedido es respaldado por la defensa de Balda.

La defensa del expresidente, por su parte, ha solicitado que se establezca la medida cautelar de presentación en el Consulado de Ecuador en Bélgica.

Correa fue vinculado por Camacho a la investigación del secuestro de Balda el pasado 18 de junio. El exmandatario ha señalado que lo han hecho "sin ninguna prueba" en su contra. Además, catalogó de "imposible de cumplir" la medida cautelar en su contra.

El secuestro de Balda ocurrió en 2012, en Bogotá (Colombia). La Fiscalía de ese país informó que el rapto fue frustrado poco después por la policía, luego de la llamada de un taxista.

Según Balda, los raptores eran integrantes de la Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain), que obedecían órdenes de Correa. Pero otra versión señala que eran oficiales de la Dirección General de Inteligencia de la Policía de Ecuador (DGI); de hecho, el principal implicado es Luis Raúl Chicaiza, quien al momento del suceso era miembro activo de la DGI.