Agencia
MÉXICO.- Por primera vez en mucho tiempo parece que la paz ha reinado entre Julián Gil y Marjorie de Sousa. La ex pareja se ha visto las caras en el centro de convivencia donde la actriz le ha llevado al pequeño Matías para que su progenitor pudiera compartir un ratito con él.

Lo hace después de tres meses sin que padre e hijo se han visto debido al permiso que pidió la venezolana para poder llevarse a su hijo de gira con su proyecto profesional. La mamá llegaba al lugar acompañada de su abogada, convirtiéndose así en la primera vez que no es una nana quien lo lleva.

También te puede interesar: Kylie Jenner huye luego que su perro mordió a una niña

Al final del encuentro, cada uno salió por su lado y Julián decidió hablar con la prensa unos minutos para aclarar la situación y contar lo que había pasado en el interior. Las cámaras de Despierta América recogieron este momento que marca un antes y un después en este caso.

El también actor compartió su asombro con los periodistas al ver que era la propia Marjorie quien traía al pequeño, un paso importante que da serenidad y calma a esta situación. Julián se veía sonriente y feliz de haber visto a su hijo y aseguró que esperaba con ansias el dictamen del juez para poder encontrarse próximamente con el chiquitín, esta vez en libertad.

Durante este ratito con Matías pudo entregarle algunos regalos y disfrutar de su compañía, aunque se hiciera muy corta. Hasta ahora todo había sido muy complicado entre ambos pero por el bien del pequeño parece que la ex pareja podría tomar otra dirección más cordial y positiva para todos.

Con información del portal People en Español.