Agencia
LONDRES, Reino Unido.- Finalmente, la duquesa de Sussex rompió con su uniforme rosado con un espectacular vestido amarillo para una recepción en Londres. Al verla, no pudimos olvidar que Kate Middleton ha elegido ese color en varias ocasiones, la última vez hace dos años en Wimbledon. ¿Será que Meghan va a dejar, de una vez por todas, la ‘timidez’ de sus atuendos? Revisamos ambos outfits.

Como complemento al pelo perfectamente recogido en un moño bajo, Meghan eligió unos pequeños aretes que ya le habíamos visto antes: los ‘amigos’ con tres diamantes en una montura curva de Adina Reyter en oro de 14k. Precio de los aretes de Meghan: $498.

También te puede interesar:

En tanto Kate lució unas perlas removibles en forma de gota de la marca Annoushka en conjunto con las pequeñas arracadas de oro de 18k cubiertas de diamantes, cuyo precio es de $1,611.

Por primera vez desde su boda, Meghan eligió un diseñador masculino: el estadounidense Brandon Maxwell, conocido por vestir a celebridades como Lady Gaga o Blake Lively. La duquesa se decantó sorprendentemente por el amarillo. Eligió este vestido recto en crepé de viscosa, ligeramente ajustado, sin mangas y con escote barco que se agotó rápidamente. Precio del vestido de Meghan: $1,495.

Por su parte, Kate usó en varias ocasiones este vestido bicolor con cuello de caja y corte asimétrico en la falda que es una versión personalizada del modelo Ryedale de la diseñadora Roksanda Ilinčić. La primera vez que se lo vimos fue en 2014 durante su visita oficial a Australia. De inmediato, el modelo se agotó y surgieron varias versiones ‘low cost’. Sin embargo, al príncipe William no pareció gustarle mucho, Kate contó que el príncipe le había dicho que “parecía una banana”. Precio del vestido de Kate: $1,260.

El costo luce distinto en cada una. (Univisión)

¿Y los zapatos?

Meghan eligió los stilettos nude (totalmente Sex & the City) de Manolo Blahnik, uno de sus favoritos para vestir sus pies. Este modelo es un clásico del diseñador, son fabricados en Italia y tienen un tacón de 10.5 centímetros. Precio: $585.

En tanto, Kate también se decantó por zapatos nude pero sus habituales L.K. Bennett, un modelo evidentemente más económico que el elegido por Meghan. Estos pump de charol y con una pequeña plataforma también están agotados en la tienda online de la marca. Zapatos que costaron $172.