Agencia
DALLAS, Texas.- El senador republicano por Texas, Ted Cruz, anunció esta noche una iniciativa de ley de emergencia para mantener juntas a las familias inmigrantes después de que crucen la frontera a Estados Unidos.

 También te puede interesar: Trump tilda de “catastrófica” la política migratoria de Merkel

“Todos los estadounidenses tienen razón de estar horrorizados por las imágenes que vemos en las noticias, niños con lágrimas en sus ojos siendo separados de sus madres y padres. Esto debe parar. Ahora. Podemos poner fin a esta crisis al aprobar la legislación que estaré introduciendo esta semana”, dijo Cruz.

Las disposiciones de la legislación, de acuerdo con un comunicado, incluyen:

Duplicar el número de jueces federales de inmigración, de aproximadamente 375 a 750; autorizar nuevos refugios temporales con alojamiento para mantener unidas a las familias y obligar a que las familias inmigrantes se mantengan juntas, sin conducta criminal agravada o amenaza de daño a los niños.

La iniciativa también prevé un procesamiento expedito y revisión de casos de asilo para que, dentro de los 14 días, se otorgue asilo a aquellos que cumplan con los estándares legales y aquellos que no lo hagan serán devueltos inmediatamente a sus países de origen.

El también senador republicano por Texas, John Cornyn, uno de los legisladores más influyentes en el Senado, dijo en la sala de la cámara este lunes que él introduciría su propia legislación en este tema.

 "Incluirá disposiciones que mitiguen el problema de la separación de las familias, al tiempo que mejoran el proceso de la corte de inmigración para los niños no acompañados y las familias detenidas en la frontera", dijo Cornyn.

 "En la mayor medida posible, las familias que se presenten en los puertos de entrada o sean detenidas ilegalmente al cruzar la frontera se mantendrán juntas mientras esperan sus audiencias judiciales, que se acelerarán", señaló.

 Cruz y Cornyn forman parte de un creciente número de legisladores republicanos federales que están rechazando la política de inmigración de "cero tolerancia", implementada recientemente por el gobierno del presidente Donald Trump, y que hasta ahora ha conducido a la separación de unos dos mil niños.