Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Tres detenidos y dos lesionados fue el saldo que dejaron los hechos ocurridos en la avenida Centenario, donde padres y madres de familia intentaron linchar a un automovilista, quien a bordo de su vehículo trató de romper el bloqueo que realizaban esas personas, a quienes incluso les lanzó gas lacrimógeno, de acuerdo con el reporte del Subsecretario de Información e Inteligencia Policial, de la Secretaría de Seguridad Pública de esta ciudad, José Gil García.

También te puede interesar: Exhiben abuso de policías contra maestros en Michoacán

De acuerdo con La Jornada, los hechos ocurrieron cuando cerca de medio centenar de paterfamilias bloquearon  la vialidad sobre la avenida Centenario a la altura con la calle Uno, para exigir que se realice un diagnóstico estructural en la escuela primaria Toribio Velázquez Frías, y que los alumnos sean reasignados a otra institución.

En esa protesta estaban cuando el conductor de una camioneta roja Ranger placas MEC-50-91 --identificado como Rigoberto Manuel Ramírez Solís, de 40 años, y quien dijo ser servidor público-- intentó pasar por la fuerza, lo cual le fue impedido por los manifestantes, por lo que le echó encima la unidad a las personas.

Esa acción ocasionó que la gente comenzara a golpear la unidad, destrozándole los vidrios y las llantas, por lo que el chofer comenzó a arrojar gas lacrimógeno a la cara a los inconformes, lo que desató su enojo y comenzaron a golpear a Ramírez Solís.

Hasta este lugar llegaron elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México para tratar de rescatar al conductor de la camioneta para remitirlo al Ministerio Público, lo cual impidió la gente, que comenzó a arrojarles piedras y palos, y desató golpes, empujones y agresiones de una y otra parte. Incluso, las motocicletas de los policías fue derribadadas por la gente iracunda.

El chofer fue esposado y metido al asiento posterior de la unidad, mientras que los elementos del agrupamiento de granaderos trataban de calmar a la multitud, que los empujaban y golpeaban.

Una grúa trató de sacar la camioneta de este lugar, pero fue impedido por mujeres, quienes se pusieron al frente, por lo que se optó por poner en marcha el vehículo para que avanzara con las llantas ponchadas, pero también les fue impedido.

Los jóvenes ahí reunidos comenzaron a quitarle las defensas y demás partes a dicha unidad.

Cerca de las 13:30 horas comenzó a tranquilizarse la situación sin embargo, los granaderos siguieron rodeando la camioneta para evitar que los pobladores agredieran al conductor.

Los detenidos son dos personas que iban a bordo de la camioneta roja, y uno más es un vecino que agredió a los uniformados.

Los lesionados son dos mandos policiacos de la delegación Álvaro Obregón, así como un uniformado sectorial.

Gil García, el conductor de la camioneta, se había ostentado como elemento de una corporación policíaca ante los manifestantes, pero ya en el Ministerio Público dijo que era sólo empresario.