Agencia
LOS ÁNGELES.- Aunque en los hechos se asume como tal, la ciudad de Los Ángeles se alista para erigirse como "ciudad santuario" en favor de la comunidad indocumentada.

De igual forma está por aprobar una disposición dirigida a contratistas que pretendan solicitar acuerdos comerciales con la ciudad y que deberán comprobar si forman parte de las empresas que van a participar en la construcción del muro fronterizo, que pretende realizar la administración del presidente Donald Trump, informa el portal Notimex.

Un comité del Concilio de la ciudad de Los Ángeles recién aprobó la moción presentada por el concejal Gil Cedillo para que esta urbe sea declarada oficialmente ciudad santuario, lo que se espera que sea llevado pronto al pleno.

También te puede interesar: Incendio de California cobra su primera víctima

La declaratoria de "ciudad de santuario" es un gesto simbólico que se produce cuando los líderes de la metrópoli luchan contra la administración del presidente Trump por las políticas de inmigración

El Comité de Asuntos de Inmigrantes, Derechos Civiles y Equidad del Concilio votó a favor de adoptar formalmente la etiqueta de "santuario".

Este comité está proponiendo exigir a las empresas con contratos municipales que revelen si están trabajando en el muro fronterizo propuesto por Trump.

El concejal Gil Cedillo, quien preside el comité, dijo que se estaba moviendo para proteger la "armonía de la ciudad de las acciones erráticas e irracionales de la administración Trump".

La etiqueta no proporciona ninguna protección nueva para aquellos sin estatus legal que viven en esta ciudad, sin embargo, miembros del consejo considerarán propuestas para ayudar a inmigrantes en los próximos meses.

Trump emitió una orden ejecutiva en enero pasado que prohíbe a las "ciudades santuario" recibir fondos de los departamentos de Justicia y Seguridad Nacional.

La ofensiva ha provocado una oleada de demandas legales desde Los Ángeles y otras ciudades y el tema está pendiente en los tribunales.

El movimiento santuario surgió en la década de 1980 de los esfuerzos de iglesias para proporcionar refugio a centroamericanos que huían de violencia en sus países de origen.