Agencia
ESTADOS UNIDOS.- Una escena en la que aparece el villano de la película incluye luces parpadeantes, que podría causar ataques a personas predispuestas, informó López Dóriga digital.

Al respecto, la organización Epilepsy Foundation indicó en un comunicado que aprecia “los esfuerzos que algunos cines han hecho para advertir a las personas que quieren ver la película”.

También te puede interesar: “Deseo de Matar”, mala pero disfrutable

“Para cerca del tres por ciento de la población con epilepsia, exponerse a luces parpadeantes a ciertas intensidades, o con ciertos patrones visuales, puede generar ataques. Esta condición es conocida como epilepsia fotosensible y es más común en niños y adolescentes, especialmente para aquellos con epilepsia generalizada y un tipo conocido como epilepsia mioclónica juvenil.”

Pese a la polémica generada por este problema, la segunda parte de “Los Increíbles” se convirtió en el mejor estreno para una película animada de Disney, recaudando 180 millones de dólares en su primer fin de semana en Estados Unidos y Canadá.

ar ataques a personas predispuestas.

De cuerdo con HealthyChildren, la epilepsia es el trastorno más frecuente del cerebro en la niñez en los Estados Unidos - casi 3 millones de estadounidenses tienen esta enfermedad (450.000 de estos niños son menores de 17 años de edad).

Cerca de dos tercios de todos los niños con epilepsia superan sus crisis convulsivas cuando llegan a la adolescencia. Sin embargo, es importante que los padres ayuden a su niño a mantener una vida sana y a ir a consultas médicas con regularidad.

Un médico típicamente diagnostica epilepsia (también llamada el trastorno de las convulsiones) en un niño si reúne las siguientes condiciones:

​El niño sufre una o varias convulsiones

El médico determina que es probable que el niño sufra de nuevo de una convulsión

La convulsión no fue debida a otro problema médico, como la diabetes o una infección grave.

¿Cómo es diagnosticada la epilepsia?

Hacer un diagnóstico consiste en identificar una afección o enfermedad basándose en los signos y los síntomas. Generalmente se hace un diagnóstico de epilepsia cuando los ataques se producen más de una vez sin una causa identificable, tales como la fiebre o una lesión.