Agencia
Ciudad de México.- “Luis Miguel, la serie” era lo que necesitaba el cantante para "renacer" dentro de la farándula, Netflix cumplió su objetivo pero la ficción está superando a la realidad.

A “El Sol” ya no le está gustando que sus fanáticos crean que todo este tiempo ha llevado una vida tormentosa, según informe el portal SDP Noticias.

Según el intérprete mexicano, la producción de la empresa, los siguientes puntos son completamente ficción:

También te puede interesar: Stranger Things y Black Panther arrasan en los MTV Movie & TV

- De joven, el cantante no tuvo problemas con la voz, y por tanto médicos no le quisieron inyectar una sustancia peligrosa que pusiera en riesgo sus cuerdas vocales.

(Internet)

- El hijo de un presidente no le dio dinero para pagar sus deudas, tampoco recibió dinero del padre de Jaime Camil.

De acuerdo con la periodista Ana María Alvarado, en su columna para el periódico 24 Horas, el hijo de Luisito Rey se encuentra molesto por lo expuesto en la serie por lo que ha advertido a sus creadores que si no componen la historia (disminuyen la ficción), no está dispuesto a autorizar una segunda temporada.

De no cumplir la petición de Luis Miguel, éste solicitará a Netflix cambiar de casa productora pese a que ésta está teniendo éxito entre sus seguidores.

El reciente capítulo de la serie, dio de qué hablar por un nuevo personaje: una joven actriz de nombre Adela que el cantante (Diego Boneta), presenta como su novia a Erika (Camila Sodi) durante un encuentro de los tres en Acapulco. La historia transcurre en 1989.

La escena en mención comienza cuando Luis Miguel se cruza con su ahora vecina, tras comprarse una casa en Acapulco. Los fans inmediatamente reconocieron que la actriz se trataba de la protagonista de "Quinceañera", Adela Noriega.