Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- El secretario de Relaciones Exteriores (SRE), Luis Videgaray Caso, acompañó hoy en Oslo, Noruega, a la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN, por sus siglas en inglés), durante la Ceremonia de entrega del Premio Nobel de la Paz, otorgado por el impulso que esta coalición de organizaciones no gubernamentales dio al proceso para la adopción en 2017 del Tratado de Prohibición de las Armas Nucleares, informó el portal Excélsior.

La participación del Canciller Videgaray es un reconocimiento al liderazgo que la diplomacia mexicana desplegó desde 2012, cuando 16 países, entre ellos México, hicieron un llamado a la comunidad internacional sobre el impacto humanitario de las armas nucleares y la necesidad de intensificar los esfuerzos para prescribirlas.

También te puede interesar:  Aprueban cárcel, trabajo comunitario y multas para humilladores

Después de cinco años de negociaciones y gracias a la incesante campaña que desde la sociedad civil realizó ICAN, se adoptó el Tratado en el marco de la ONU. El equipo negociador mexicano estuvo encabezado por el Emb. Jorge Lomónaco, quién también acompañó al Canciller en la ceremonia de entrega del Premio.

Hasta la adopción de este Tratado, las armas nucleares eran las únicas de destrucción masiva que no estaban prohibidas mediante un documento jurídicamente vinculante. Los Estados parte se comprometen a no desarrollar, ensayar, producir, fabricar, adquirir de cualquier modo, poseer o almacenar armas nucleares u otros dispositivos o explosivos nucleares.

El equipo negociador mexicano estuvo encabezado por el Emb. Jorge Lomónaco.

El compromiso de la diplomacia mexicana también se demostró al ser sede de la Segunda Conferencia Internacional sobre el Impacto Humanitario de las Armas Nucleares en febrero de 2014 en Nayarit. El objetivo fue crear conciencia sobre la amenaza que representa la existencia de las armas nucleares en el siglo XXI.

Congruente con su compromiso con el desarme nuclear, México firmó el Tratado el día de su apertura ‪el 22 de septiembre pasado en el marco de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, y con su aprobación en el Senado de la República el 28 de noviembre, será el cuarto país en ratificarlo.

México continuará impulsando que otros Estados se adhieran al mismo, a fin de fomentar su pronta entrada en vigor. Al día de hoy, el Tratado cuenta con 56 firmas y requiere 50 ratificaciones para su entrada en vigor.

Con información del portal Excélsior