CIUDAD DE MÉXICO.-El combinar el reality show con el concurso de belleza tradicional, Mexicana Universal rompió estereotipos en cuanto a este tipo de certámenes se refiere, aseguró Lupita Jones, creadora del concepto.

También te puede interesar: ¡Revive tu infancia! 'Los Muppet babies' regresarán a la TV

La Miss Universo 1991 detalló que el nuevo formato permitió al público no solamente admirar la belleza de las participantes, sino también conocer a las mujeres que hay detrás del físico.

“Sí te confieso que hubo gente a la que de pronto no le gustó, que le pareció excesivo que se mostrara a las chicas así, pero a la gran mayoría de las personas le encantó tener la oportunidad de conocer a las chicas tal cual son y no como esa figura perfecta de la miss inmaculada, sino como mujeres reales que están trabajando y luchando por alcanzar una meta.

Esa finalmente es la mujer actual, la mujer de hoy que lucha todos los días por crecer, por superarse y, finalmente, lo que yo quiero demostrar con este concurso es que nuestras reinas de belleza tienen que trabajar mucho para alcanzar sus metas”, nos contó Lupita en exclusiva.

Jones resaltó que Mexicana Universal logró algo que quizá no tenía contemplado: reunir a la familia. “Ha habido excelentes comentarios de críticos especialistas y, sobre todo, me quedo con los comentarios de la gente que nos dice que hacía mucho tiempo no se sentaban en familia a ver un programa de televisión juntos. 

Mexicana Universal logró sembrar algo en las nuevas generaciones, nuestro público más valioso, que es el de las niñas pequeñas que disfrutaron mucho el show. Por todo eso me siento muy complacida”.

La primera edición del concurso producido por TV Azteca acaba de terminar y con ello empieza la preparación de la ganadora, Andrea Toscano, rumbo a Miss Universo. Sin embargo, como es su costumbre, Lupita Jones ya está en plena preproducción de la segunda edición de Mexicana Universal.

“Ya lanzamos la convocatoria a nivel estatal [para encontrar a las] chicas que deseen ser parte de esta segunda generación de Mexicana Universal y, básicamente, lo que estamos buscando, además de la belleza –que sigue siendo algo importante porque obviamente vamos a buscar a nuestra representante en Miss Universo–, pero esta belleza tiene que tener una gran personalidad, un gran contenido humano, una chica verdaderamente involucrada en las cosas que suceden a su alrededor, con un proyecto social importante y que esté dispuesta a compartirlo”.