Agencia
Argentina.- La expresidenta de Argentina Cristina Fernández de Kirchner dijo que la orden de detención en su contra forma parte de una persecución judicial encabezada por el presidente Mauricio Macri para intimidar a la oposición.

De acuerdo con Aristegui Noticias, comentó “Me quieren callada”, aseguró la ex mandataria en una rueda de prensa realizada en la Cámara de Diputados, junto a legisladores de Unidad Ciudadana, luego de que el juez Claudio Bonadío solicitara su desafuero como senadora y su posterior detención preventiva.

También te puede interesar: Arrestan a sujeto que envenenó a familiares 'por ser impuros'

El juez le imputó a la expresidenta los delitos de “traición a la patria” y encubrimiento, por un memorándum que ella firmó con Irán para avanzar en la investigación del ataque terrorista sufrido en 1994 en la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA). Según Bonadío, el memorándum tenía el objetivo secreto de dotar de impunidad a los ciudadanos iraníes acusados del atentado.

“El procesamiento describe hechos que nunca se produjeron, que no tuvieron lugar, que no existieron. Es una causa inventada, un despropósito, un verdadero exceso”

“Hoy hemos conocido el procesamiento por traición a la patria y encubrimiento, por la firma del memorándum con Irán. Se trata de un acto de política exterior no judiciable que además mereció el tratamiento y la aprobación del parlamento argentino. Se basa en hechos que nunca se produjeron, hechos que nunca tuvieron lugar y que no existieron”, aseguró.

Fernández, quien asumirá su cargo en el Senado el próximo lunes, no descartó la posibilidad de acudir a tribunales internacionales para denunciar su caso.

Recordó que el memorándum con Irán fue un acto de política exterior, y por lo tanto, no es punible, además de que fue aprobado por el Congreso.

“El procesamiento describe hechos que nunca se produjeron, que no tuvieron lugar, que no existieron. Es una causa inventada, un despropósito, un verdadero exceso”, dijo Fernández.

Fernández de Kirchner aseguró que hay una persecución inédita de la oposición en tiempos de democracia, de hostigamiento y humillaciones que degradan cada vez más a la justicia argentina.

En ese sentido, señaló a Macri “como el máximo y verdadero responsable de una organización política y judicial para perseguir a la oposición”, acorde con un cronograma judicial y mediático “apoyado por los ‘trolls center’ del gobierno que pagamos todos”.

“No nos vamos a callar, no nos vamos a asustar, no nos van a disciplinar frente al ajuste y el saqueo y tampoco nos vamos a dejar provocar. Vamos a responder por la vía política este inédito e increíble desvarío judicial”, finalizó Fernández.