Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- El pasado 23 de enero, el estudiante de preparatoria Marco Antonio Sánchez fue detenido por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), señalado de un presunto robo, en las inmediaciones del metrobús El Rosario en la Ciudad de México, y por una semana estuvo desaparecido, lo que desató una fuerte búsqueda a través de redes sociales, que culminó con su hallazgo en  la noche del pasado domingo, en el municipio de Melchor Ocampo, Edomex.

Desde ese momento muchas preguntas han flotado en el aire, sin que se haya esclarecido qué fue lo que pasó con el joven, quien permanece bajo atención médica por los daños físicos y mentales que presenta.

También te puede interesar: Sigue búsqueda del extraviado Marco Antonio Sánchez

De acuerdo con SDP Noticias, las cámaras de seguridad de un domicilio captaron la madrugada del sábado 27 de enero a Marco Antonio Sánchez, el adolescente que hasta esa fecha estaba desaparecido en la Ciudad de México, confirmó la abogada que acompaña a la familia de la víctima.   

“Trae puesta la misma playera sí, pero el saco no sabemos de dónde lo sacó, pero sí es es él”, dijo a SDPnoticias. 

El domicilio ubicado en las inmediaciones de Av. López Mateos y Av. Lomas Verdes en el municipio de Naucalpan de Juárez, Estado de México, pudo captar cuando Marco Antonio se acerca a tocar al domicilio en busca de ayuda a las 03:30 horas del sábado.

No sé dónde es aquí", murmura, "ahí estaba durmiendo yo en la piedrita”, se escucha decir a Marco Antonio mientras una persona que no sale a cuadro advierte con llamar a la policía.

Marco Antonio Sánchez Flores, estudiante de la Preparatoria 8 de la UNAM, fue detenido por policías de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) la tarde del pasado 23 de enero en inmediaciones de la estación El Rosario del Metrobús. 

Tras no informarse formalmente de su estado físico a su familia, sus padres comenzaron una búsqueda que culminó la noche del domingo, cuando finalmente fue ubicado en el municipio Melchor Ocampo del Estado de México, aproximadamente a 30 kilómetros al norte del lugar de su desaparición. 

El hecho de que agentes capitalinos lo hayan detenido, presuntamente golpeado y que no se haya informado a sus familiares de su situación, desató una serie de movilizaciones, protestas y reclamos a la autoridad por su ubicación y estado físico.