Agencia
Estados Unidos.- Allen Pan es un simpático inventor, que en su canal de YouTube ha fabricado los guantes de Wonder Woman a prueba de balas; el lanzador de telarañas de Spiderman, o la ocarina de The Legend of Zelda que controla la casa.

Para celebrar el estreno de la película "Thor: Ragnarok", en los últimos meses ha perfeccionado una réplica de Mjolnir, el martillo de Thor, que vuela, vuelve solo a su mano, y electrocuta con una descarga de 900 voltios, informa el portal ComputerHoy.

Arthur C. Clake escribió una mítica frase: "Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia". Es el mantra que aplica Allen para fabricar sus gadgets.

También te puede interesar: ¿Sin memoria? Crean app que libera espacio en tu celular

Para crear el arma del 'Dios del Trueno', que sólo él puede levantar, le añadió unos electroimanes y una placa Arduino Mini Pro conectada a un lector de huellas. Colocó el martillo en una superficie metálica, y cuando el lector de huellas no reconocía al portador, activaba los electroimanes que lo dejaban pegado al suelo. Por supuesto, cuando detectaba la huella de Allen se dejaba agarrar sin problemas.

La idea parece menos sofisticada: una carcasa de plástico de Mjolnir creada con una impresora 3D con un dron en su interior, para hacer volar el martillo de Thor. La genialidad está en el sistema de control, que gracias a una placa Arduino UNO desvía el mando remoto que lleva en la mochila a unos sensores situados en el brazo para, literalmente, controlar el dron con los movimientos de la mano.

Otra cosa emocionante es que la herramienta electrocuta. Puede generar una descarga de 900 voltios capaz de hacer explotar una lata de cerveza con solo tocarla. Para este truco, Allen utiliza unos condensadores que esconde en el interior del martillo. Cuando los extremos de estos capacitadores tocan una superficie metálica, se cierra el circuito y producen una descarga.

No hay duda de que Allen Pa sabe como divertirse. Solo hay que aprender un poco de ciencia y aprovechar las infinitas posibilidades que hoy en día nos ofrecen placas computacionales como la Arduino UNO o la Raspberry Pi.