Agencia
Ciudad de México.- Autoridades federales confirmaron a En Punto, la muerte de Raybel Jacobo de Almonte, alias “El Tequilero”, informó Vanguardia.

De acuerdo con reportes a los que tuvo acceso el periódico El Sur de Guerrero el delincuente habría muerto el 4 febrero pasado durante un enfrentamiento que se registró en la comunidad de Laguna de Hueyanalco, entre presuntos policías comunitarios de Tlacotepec y miembros de “Los Tequileros”; tres de los muertos fueron identificados, pero el cuarto tenía el rostro desfigurado.

El Sur de Guerrero relató que durante “el enfrentamiento El Tequilero intentó lanzar una granada, pero debido a un disparo, que le dio cerca de la oreja, la granada explotó en su mano. El cuerpo mostraba una lesión en la mano izquierda y el dedo pulgar mutilado por la explosión”.

Las autoridades indicaron que de acuerdo con la información, producto de intervenciones telefónicas, confirmaron que escucharon diálogos a través de la radio en donde el grupo de El Tequilero confirmaba la muerte de su líder y por tal motivo la gente de la cabecera municipal subió en busca de los restos pues sabían que ya habían sido calcinados.

También te puede interesar:Detienen a menor 'usado' para cobrar rescate por secuestro

Se reportó que encontraron huesos y que dieron parte a agentes de la PGR quienes se hicieron cargo de la investigación y recogieron los huesos, los cuales a su vez serían comparados con una muestra de sangre que le tomaron a Gilberto Jacobo Dealmonte, hermano de El Tequilero que está detenido.

La verificación del examen de ADN será un proceso largo según lo confirmaron fuentes federales quienes indicaron que a los huesos tendrán que inyectarle un hongo el cual pasará un tiempo para que crezca y de ahí tomarán la muestra para hacer el comparativo que es la etapa en la que todavía se encuentran.

A El Tequilero y su banda Los Tequileros se le atribuyen al menos 150 secuestro, 50 homicidios y cerca de 30 desaparecidos, entre 2012 y 2016, además del éxodo de cientos de familias que abandonaron sus comunidades de San Miguel Totolapan, en la Tierra Caliente de Guerrero.