Agencia
GAZA, Palestina.- Hospitales desbordados por más de un millar de heridos de bala y el demoledor luto de 60 cortejos fúnebres en una sola jornada contribuyeron el martes a frenar las protestas palestinas en la frontera de Gaza con Israel.

De acuerdo con información de El País, la población seguía aún conmocionada, un día después de la mayor matanza sufrida en el enclave desde la devastadora guerra de 2014 con Israel. Solo unos centenares de manifestantes se atrevieron a desafiar de nuevo a los francotiradores en la valla de separación, donde fuentes sanitarias locales dieron cuenta de dos nuevas víctimas mortales por disparos de los soldados israelíes.

También te puede interesar: Protestas en Gaza dejan 53 palestinos muertos; EU lo niega

Después de siete semanas de marchas en las que 114 personas han perdido la vida y más de 10.000 han resultado heridas, Gaza parece tomarse ahora un respiro en el 70 aniversario de la Nakba, el “desastre” que empujó al exilio a cientos de miles de palestinos tras el nacimiento del Estado de Israel.

Los médicos del hospital de Shifa llevaban más de 24 horas sin dormir. (AFP)

Los médicos del hospital de Shifa, el más importante de la capital de la franja de Gaza, llevaban al mediodía de este martes más de 24 horas sin dormir. Una jornada ininterrumpida de quirófano para atender al aluvión de heridos en las manifestaciones del lunes en la frontera de la Franja, coincidiendo con el traslado de la embajada estadounidense a Jerusalén.

"Estaban llegando a las urgencias una cifra de heridos 25 veces superior a la de nuestra capacidad".

“Estaban llegando a las urgencias una cifra de heridos 25 veces superior a la de nuestra capacidad habitual”, explicaba el doctor Ayman Sahabbani, portavoz del hospital central de Gaza, entre camillas instaladas en el patio.

El Ejército hebreo sostiene que quienes acuden a las marchan participan en actos terroristas impulsados por Hamás, el movimiento islamista que controla de hecho Gaza desde hace más de una década.

La oficina del portavoz castrense sostenía que “al menos 24 terroristas con antecedentes documentados” militantes de Hamás y de la Yihad Islámica se encontraban entre los 60 palestinos abatidos.