Agencia
LONDRES, Reino Unido.- El tono que Zak Brown, consejero delegado de la división de Fórmula 1 de McLaren, utilizó en la comparecencia pública que hizo este jueves en el circuito de Silverstone seguramente hizo retorcerse a Ron Dennis, pieza clave en el nacimiento de la escudería británica y desposeído de cualquier vínculo con la compañía desde que el año pasado vendió sus acciones.

De acuerdo con información de El País, un día después de anunciar la dimisión de Éric Boullier como director de la estructura, el ejecutivo norteamericano hizo un exhaustivo ejercicio de humildad y lanzó un puñetazo de realidad a todos aquellos aficionados de McLaren que hasta ese momento todavía se creían el discurso de la esperanza. Se le preguntó a Brown por sus cálculos acerca del tiempo que iba a necesitar el equipo para volver a asomarse por los puestos de cabeza, y su respuesta fue cristalinamente clara.

También te puede interesar: Honda ‘dará alas’ a Red Bull en la Fórmula Uno

“Siendo realistas, esto nos va a llevar algún tiempo. Estamos a años de lograrlo. No sé si serán dos, diez o alguna cifra entre esas, Pero hay que ser realistas y sinceros con nosotros mismos, con nuestros aficionados, para poder asumir eso”.

"Estamos a años de lograrlo. No sé si serán dos, diez o alguna cifra entre esas".

McLaren está inmerso en una caída libre que parece no tener fondo, por más que nunca en su más de medio siglo de historia se había encontrado en una situación más precaria. El rendimiento del MCL33 hace de él un coche de la parte baja de la parrilla, y esa mala noticia todavía se agrava más si tenemos en cuenta la escasez de patrocinadores y la pérdida de los 100 millones de euros que inyectaba Honda, el suministrador de motores, antes de ser despedido a finales del curso pasado.

Ante ese panorama, no sería de extrañar que Fernando Alonso, el principal (por no decir único) activo de la empresa, decidiera terminar con el suplicio que le supone a un bicampeón del mundo como él salir a la pista cada dos domingos siendo consciente de que, como máximo peleará por terminar entre los cinco primeros, algo que en lo que llevamos de campeonato solo ha logrado una vez.