Agencia
Londres.- Desde antes de que se convirtiera en duquesa de Sussex, la familia de Meghan Markle, principalmente su padre Thomas y su hermanastra Samantha, comenzaban a darle dolores de cabeza por sus declaraciones.

Hace unas cuantas semanas, en su última aparición televisiva, Samantha Markle salió al paso de unos rumores que aseguraban que formaría parte de la próxima edición del concurso británico Celebrity Big Brother, una perspectiva que, sin duda, inquietaría a la casa Windsor por lo que se pudiera revelar, informa el portal Vanidades.

También te puede interesar: Familia real ‘obliga’ a Meghan a devolver sus regalos

“Llevo trabajando en los medios de comunicación casi toda mi vida, así que… ¿por qué no iba a aceptar? ¿Por qué debería poner en pausa mi vida solo porque esté en medio de un conflicto familiar?”, declaró Samantha a su paso por el matinal Good Morning Britain el pasado julio, en el que defendió su libertad para participar en aquellos proyectos que crea convenientes, sin solicitar la aprobación de su famosa hermanastra.

(Page Six)

Sin embargo, ahora, las principales cadenas de la televisión británica, BBC e ITV, han llegado a un acuerdo para no contratar a miembros de la familia de Meghan para sus realities shows que son los de mayor audiencia en el país.

“Es de mal gusto dejar que los Markle hagan dinero apareciendo en estos programas”, aseguró un directivo de la cadena ITV al periódico The Mirror en la que también afirmó que los Markle ya han criticado suficientemente a la familia real británica.

De esta forma, las empresas televisivas apoyan a la familia real británica, la cual incluye ahora la duquesa de Sussex.

A pesar de que los directivos de la federación de cadenas privadas ITV afirman que continuarán dando voz a Samantha y/o Thomas Markle en espacios informativos, no les pagarán para participar en otro tipo de programas.