Agencia
REINO UNIDO.- En su primer mes como Duquesa de Sussex pareciera que Meghan Markle ha salido completamente victoriosa, pero hay pequeños errores de protocolo que cualquiera puede cometer. Especialmente cuando se trata de la Reina Isabel, con quien se deben guardar más cuidados que con el resto de la familia.

También te puede interesar: 'Jurassic World Fallen Kingdom' espera acaparar la taquilla

Si en su visita a Cheshire fue salvada por la monarca antes de cometer un faux pass, en el Royal Ascot bajó un poco la guardia y quedó grabado en video cómo rompía la regla de oro entre los Windsor.

Mientras platicaba con la Reina Isabel de forma muy animosa, Meghan cometió una falta de etiqueta que quedó documentada.

La Duquesa de Sussex se distrajo con el Príncipe Harry y le dio la espalda por completo a la monarca, ante la mirada un tanto sobria de la Reina.

Aunque no hay nada escrito al respecto, nunca es bien visto el dar la espalda a la Reina. De acuerdo al sitio oficial de la monarquía británica “no hay códigos de conducta obligatorios al conocer a la Reina”, pero se sugiere el “seguir las formas tradicionales”.

Hay cuestiones muy establecidas que se han públicas por las personas que han tenido la oportunidad de conocer a la Reina, entre ellas aspectos como esperar a que ella te hable primero, no darle la espalda o durante la cena, esperar a que haya hablado con la persona que está a su derecha para después platicar con la de su izquierda –según contó el piloto Lewis Hamilton-. Otro detalle es que regularmente más allá de darle la mano, nadie debe tocar a la Reina (por cuestiones de seguridad), pero recordemos que Michelle Obama dejó esa sugerencia de lado para rodearla con su brazo mientras caminaban, para sorpresa de la monarca.

Hasta el momento, Meghan ha ido poco a poco aprendiendo cómo cumplir con todos los aspectos del protocolo de su nuevo papel. Su primera reverencia a la Reina fue muy comentada tras el servicio religioso de navidad en Sandringham, pero en el Trooping the Colour la hizo como toda una experta. La semana pasada en su primera aparición en solitario con la abuela de su marido, dudó sobre quién debía subir primero al automóvil que las llevaría y al preguntarle a la Reina, la monarca la guio en el protocolo a seguir.