Agencia
ESTADOS UNIDOS.- Como bien sabes, a últimas semanas se ha viralizado en las redes el desafío Kiki Challenge, el cual consiste en salir de un auto en movimiento y bailar la canción de Drake 'In my feelings'.

Aunque puede sonar un reto inocente, casi se cobra la vida de una joven que intentó realizarlo con sus amigos.

De acuerdo con información de WQAD, el pasado 23 de julio Anna Worden, de 18 años, estaba pasando el rato con sus compañeros cuando pensó que sería buena idea realizar el 'juego', sin imaginarse que sería el peor error de su vida.

Al salir del coche para hacer una coreografía, la joven se tropezó y se golpeó la cabeza contra el asfalto, fracturándose el cráneo y sufriendo una hemorragia cerebral, indica el portal de noticias Excélsior.

También te puede interesar: La increíble razón por la que un hombre regaló dinero en un tren

La chica fue trasladada al hospital en estado inconsciente y aunque pudieron salvar su vida, las consecuencias fueron graves.

"Parece que salí y tropecé, me caí y me di un golpe en la cabeza"

"Lo intenté, y lo último que recuerdo es que estaba abriendo la puerta. Parece que salí y tropecé, me caí y me di un golpe en la cabeza", dice Anna. 

Tristemente la joven perdió mucha movilidad en sus extremidades y ahora debe aprender a caminar de nuevo.

Tengan más cuidado con los desafíos y las modas actuales. Pueden parecer divertidas y fáciles pero podría ser demasiado peligrosas.  Intenté hacer un pequeño desafío que hace todo el mundo y resulté muy lastimada".

Tendrá que realizar terapia física durante meses. 

El video que lo comenzó todo: