Agencia
NUEVA YORK.- Esos momentos que jamás imaginaste que se podrían volver reales, se pueden convertir y Meryl Streep es la prueba de esto (y la que más nos gusta).

Fue en 2006 cuando la película The Devil Wears Prada se estrenó y con su historia logró cautivar a miles de espectadores amantes de la moda. Estamos seguros de que los que no se consideraban tan fanáticos
cambiaron su opinión acerca de este mundo, informó el portal Quién.

También te puede interesar:  ‘Coco’, va con todo por el Oscar

Así que finalmente Meryl vivió en carne propia El Diablo viste a la moda ya que conoció a la inspiración de este papel -o la Miranda Priestyl de la vida real-, Ana Wintour, editora de una de las revistas más prestigiosas de moda.

La “escena” se vivió nada más y nada menos que en Nueva York, el lugar indicado para estas mujeres. Si has estado atento a las redes seguramente ya viste el vídeo que ya se volvió tendencia. Meryl recreó escenas de la cinta, pero en esa ocasión ella jugaba el papel de Ana. Desde el momento en el que entra aterrorizada a las oficinas, hasta la frase con la que termina fue la misma.

La ganadora del Oscar nos demostró que ahora conoce los dos lados de la historia. 


(Video: Youtube/ Vogue)