Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Luka Romero, mejor conocido como el 'Messi mexicano' es una de las grandes promesas en el balompié internacional, hecho que le ha dado la oportunidad de poder elegir jugar con la Selección de Argentina en categorías inferiores y no con el Tricolor.

Mediante redes sociales la Albiceleste compartió el momento en el que el joven ya luce los colores de Argentina, y posteriormente Luka presumió su primer entrenamiento con la Sub 15, reporta Publímetro.

También te puede interesar: Estos son los candidatos a mejores futbolistas del año

Cabe mencionar que el futbolista de 14 años de edad tiene triple nacionalidad (mexicano, española y argentina), y era opción para ser llamado por los tres países; sin embargo, la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) se adelantó para convocarlo a sus fuerzas básicas.

"Toda mi familia es argentina; mi sueño es vestir la camiseta Albiceleste", señaló Luka.

Un poco de su historia

Un periplo de 13 años trajo a Luka Romero hacia la costa atlántica para jugar con la celeste y blanca de Argentina. Porque su viaje comenzó el 18 de noviembre de 2004, cuando vio la luz junto a su mellizo, Tobías (arquero), en la ciudad mexicana de Durango. Sí, nació en el país norteamericano fruto del paso de su padre, el futbolista argentino Diego Romero, por el equipo de ascenso Alacranes de Durango. Su madre, también criolla, completa el círculo de tamaña identificación con la nación que acunó a Lionel Messi, ídolo de Luka: "Trato de imitar a Leo en algunos movimientos, creo que es el mejor del mundo", informa el portal oficial de la AFA.

"Trato de imitar a Leo en algunos movimientos, creo que es el mejor del mundo"

Él mismo se define como un jugador "veloz, que intento crear juego desde mi posición" y que disfruta también de poder definir algunas acciones. Consultado sobre sus preferencias a la hora de la finalización dentro de la cancha, el chico no duda: "Me gusta más asistir a un compañero que marcar un gol". Generosidad plasmada en los pocos entrenamientos, pero intensos, en los que gambeteó, anotó y se divirtió junto a sus compañeros de Selección. Así como lo hace cada uno en su club. Así como el pequeño enganche despliega su magia en los campos del Mallorca, equipo que advirtió un talento único y lo fichó por ocho años.