Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- La respuesta de un militar retirado identificado como el subteniente Silvano “N”, ante un supuesto asalto en la colonia Morelos de la Ciudad de México, ha generado controversia entre la población.Por el momento se encuentra en calidad de imputado y familiares de agresores arman gresca en hospital.

De acuerdo con Televisa Noticias, a pesar de haber alegado legítima defensa, Silvano “N”, de 58 años de edad, actualmente se encuentra en calidad de imputado, mientras que los familiares de los dos jóvenes baleados, armaron una gresca afuera del hospital donde fueron trasladados luego de que el militar retirado les disparara con su arma de cargo.

También te puede interesar: Dan 13 años de prisión al hermano de 'El señor de los cielos'

La tarde en la que sucedió el altercado, al menos 20 personas, entre familiares y amigos de los jóvenes de 18 y 19 años de edad, acudieron al hospital para exigir que el militar diera la cara y explicara por qué les había disparado.

Luego intentaron entrar a la fuerza al nosocomio para ver a los heridos; sin embargo, la entrada les fue prohibida por elementos de la policía que resguardaban el lugar.

Al explicar a los familiares que uno de los supuestos criminales estaba en cirugía y el otro había sido declarado muerto, las 20 personas se tornaron aún más agresivas, exigiendo a gritos que se les dejara pasar.

El presunto asaltante que murió en el hospital fue identificado como William Noé “E”, también conocido como ‘el Chapulín’, y su cómplice como Daniel “V”, ambos señalados de ser gente de Alejandra Barrios.

Durante la trifulca con los uniformados, tres personas fueron remitidas por desacato a la autoridad y perturbar el orden público, mientras que al ex militar se le trasladó al Ministerio Público en calidad de inculpado para deslindar responsabilidades.

Por otro lado, José Ramón Amieva, jefe de Gobierno de la Ciudad de México, justificó el actuar del militar, al considerar que el contraataque había sido en legítima defensa.

“Quiero decirles que cuando alguien genera una amenaza y alguien se defiende, desde mi punto de vista es legítima defensa. No lo tengo que decir yo, lo va a decir el Ministerio Público. Pero si alguien nos quiere agredir, uno tiene el derecho a defenderse,” indicó el mandatario capitalino.

Amieva luego aclaró que como militar, el inculpado tiene derecho a portar un arma, pero que es el Ministerio Público el que tiene la última palabra en el asunto.