Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Inaugurada en el año 2005 por el entonces presidente de la República, Vicente Fox Quesada, y el gobernador de Chiapas, Pablo Salazar Mendiguchía, la fábrica Fritos Totis del Sureste, cerró.

Ubicada sobre el Libramiento Sur, en Chiapas, el centro de producción de aros de harina de trigo con sal y limón, que ayudaría a la empresa fundada en 1987 a expandir sus operaciones por Centroamérica, fue declara en quiebra, publicó Televisa.

También te puede interesar: Lucía le puso sazón al 'Proyecto Cancún'

De acuerdo a extrabajadores que operaron en la fábrica, al principio esta operaba de día y de noche para producir frituras que luego eran vendidas en México, algunos países de Centroamérica y Estados Unidos, pero que al poco tiempo se recortó el personal y se dejó de trabajar durante la noche.

Durante esta semana, los encargados de la fábrica le dijeron a sus trabajadores que detendrían operaciones porque la fábrica “había cerrado”, por lo que pronto se comenzó a sacar la maquinaria de las instalaciones.

Totis fue creada en 1987 por Abraham González Torres, su único trabajador, que preparaba y envasaba los aros de harina frita, chicharrones, palitos y espirales para luego venderlos en bolsitas en la Central de Abastos de la Ciudad de México.

En 1994 se abre una planta de producción en Tizayuca, en el estado de Hidalgo.De acuerdo a la página oficial de Totis, el fundador de la empresa trabajó por 15 años hasta que sus productos comenzaron a ser distribuidos más allá de la Ciudad de México, Hidalgo y Chiapas.

Para 2005, los productos de Totis comenzaron a venderse en Panamá, Belice, Guatemala, Costa Rica y Estados Unidos, así como en algunos países del Caribe y América del Sur.

En 2012 la empresa fue vendida a La Costeña; sin embargo, para 2016, Rafael Celorio, director general de dicha empresa, aceptó que el crecimiento de Totis había sido “más lento de lo que esperaba”, pero que conservaba la confianza de que la marca se volvería “exitosa”.

En 2017, la marca mexicana Nipon, responsable de la popularización de los cacahuates estilo japonés, se unió al portafolio de productos de Totis.

La empresa expandió sus operaciones luego del apoyo promovido por Fox y Mendiguchía, entonces gobernador de Chiapas, junto a otras empresas como Yalchivol S. de S.S., de fomento textil y la firma Rio Saúl de Puebla.