Ciudad de México.-La UNAM rendirá un homenaje a la leyenda de la lucha libre, Mil Máscaras, por su carrera cinematográfica, informó Mediotiempo.

 También te puede interesar: Rafael Nadal se enfrentará a Schwartzman en cuartos de final

Del 14 al 17 de junio el Museo del Chopo recibirá un ciclo de películas de Mr. Personalidad el cual iniciará el jueves 14 a las 5:30 de la tarde, cuando Mil Máscaras reciba el homenaje y se realice una mesa redonda con la leyenda de la lucha libre y otros invitados por confirmas.

 Posteriormente será exhibida la cinta la cual tiene su nombre "Mil Máscaras". Esto se hace con el fin de que las nuevas generaciones y no tan nuevas, conozcan a los ídolos de carne y hueso del cine mexicano, así como atraer al público en general a las salas de cine que pertenecen a la UNAM.

 El resto de los días se presentarán otras películas del histórico luchador, en la sala del museo, la cual cuenta con capacidad para 150 personas.

La entrada será libre para el ciclo de películas, la cual será clausurada el domingo 17, donde también estará presente Mr. Personalidad.

Mil Máscaras participó en 22 cintas de 1967 hasta 2010.

De acuerdo con La Ciudad Deportiva, la Lucha Libre mexicana es una gran muestra de que ser adulto mayor no está peleado con los éxitos profesionales.

Uno de los deportes que más arraigo tiene entre los mexicanos es la lucha libre. Tanto que actualmente las películas, colores, máscaras y objetos alusivos a este deporte han tomado un segundo aire, teniendo como principal exponente a “El Santo”.

“Mil Máscaras” o también llamado “Mr. Personalidad”, inició su carrera de maromas y llaves, de forma inesperada: en cierta ocasión, en su infancia, vio luchar a una celebridad del cuadrilátero y quedó fascinado. Se vio arriba, dando saltos, piruetas y sometiendo a sus contrincantes. Se imaginó alzando en sus manos un cinturón de campeón, llorando de emoción por el público que lo aclamaba.

“Mil Máscaras” desde joven se interesó en el deporte. Practicó un tiempo la tauromaquia, el béisbol, el fisicoculturismo y de forma amateur la lucha libre.

La suerte tocó a su vida y fue en 1965 cuando hizo su debut en Guadalajara, aunque otras fuentes señalan a la tradicional Arena México como el foro que lo vio nacer y crecer.

Uno de sus primeros triunfos como luchador es que fue uno de los deportistas mexicanos de su gremio que asistieron a unos Juegos Olímpicos: en Tokio, 1964.

En 1967, obtiene su primer título de lucha libre y al año siguiente pisa tierras estadounidenses, donde el público, tanto gringo como latino, lo recibió con los brazos abiertos e hizo larga carreras.