Agencia
Estados Unidos.- Miley Cyrus es, a sus 25 años, una de las estrellas juveniles más importantes a nivel internacional. Sin embargo, hay algo que siempre la va a perseguir: su personaje como Hannah Montana en Disney Channel. La cantante no guarda muy buen recuerdo de aquella época, algo que no guarda y que ahora ha vuelto a dejar claro a través de su cuenta de Instagram.

Y es que la estrella pasó por una infancia y adolescencia dura por "culpa" de su papel en la pequeña pantalla. Ser una estrella infantil no fue nada fácil, y menos cuando tenía que estar todo el día maquillada, llevando pelucas y demostrando ser alguien que en realidad no era, informa el portal La Vanguardia.

Miley Cyrus pasó esos años ocultando como se sentía en realidad hasta que quiso romper con todo y cambió su actitud, se cortó el cabello y comenzó a comportarse de forma muy distinta a su personaje Hannah Montana, algo que le valió muchas críticas.

También te puede interesar: ¡Entérate! Ex protagonista de 'Glee' se compromete

Pasado la fase de rebelión, decidió sincerarse y explicar cómo había vivido esos años en los que fue una estrella infantil de Disney. La fama y la presión por estar siempre perfecta le habían pasado factura, llevándola no solo a desarrollar adicciones sino a tener problemas de autoestima.

Miley ha superado todo aquello y ahora se encuentra en una etapa fantástica. Sin embargo, de vez en cuando, lanza algún dardo que demuestra que sigue sintiéndose incómoda con el personaje de Disney que le dio la fama. Este fin de semana lo ha vuelto a hacer a través de su Instagram, con esta publicación en Insta Stories.

Se trata de la portada del New York Post de hace diez años donde el titular “La vergüenza de Miley”, servía para encabezar un artículo en el que la cantante se disculpaba por haberse hecho unas fotos desnuda. “La televisiva Hannah se disculpa por sus fotos casi desnuda”, rezaba la publicación hablando sobre unas fotografías que iban a aparecer en la revista Vanity Fair.

Miley ha querido recordar aquel hito en su carrera añadiendo un mensaje sobre lo que realmente piensa: “No lo siento”. La cantante ha dejado claro que si pidió perdón no fue porque lo sintiese así, sino porque le instaron a que lo hiciera.