Agencia
CHILE.- Uno de los 33 mineros chilenos rescatados en 2010 después de pasar 70 días bajo tierra en una mina derrumbada envió este miércoles un mensaje de aliento y esperanza para los 12 menores tailandeses y su entrenador de fútbol atrapados en una cueva inundada del norte de Tailandia. "Me gustaría enviar saludos y mucha fuerza a las autoridades y las familias de estos 12 niños", dijo Mario Sepulveda en un vídeo publicado en su cuenta de Twitter, dio a conocer El País.

También te puede interesar: Este viernes la Tierra tendrá menor velocidad

"No tengo dudas de que si el Gobierno de ese país hace todos los esfuerzos humanamente posibles, este rescate será exitoso", ha afirmado Sepúlveda vestido con un casco rojo y un chaleco de seguridad amarillo, aunque ya no trabaja en la minería. Este exminero y sus otros compañeros tuvieron en vilo al mundo hace ochos años en espera de su rescate. La situación del equipo infantil de fútbol y su entrenador en Tailandia está siendo seguida con atención por los medios de todo el mundo, sobre todo a partir de que fueron encontrados con vida el lunes pasado en una de las cavidades de la cueva Tham Luang, donde se les buscó durante nueve días tras declararse su desaparición.

El chileno, de 47 años, se ha ofrecido incluso a ir a las cuevas para ayudar con su experiencia en los operativos que se prevé dure meses por las constantes lluvias provocadas por la temporada de monzones en Asia. A los 13 sobrevivientes, como se les conoce en Tailandia, les acompañan enfermeros, psicólogos, infantes de Marina y buceadores que les han llevado alimentos y medicinas para subsistir en la cueva durante al menos cuatro meses más.

Los menores han comenzado incluso a recibir clases intensivas de natación y de buceo para poder salir de allí si en los próximos días no se encuentra alguna grieta en la montaña que dé un acceso más fácil a la gruta, cuyos túneles alcanzan los 10 kilómetros de longitud.

Mario Sepúlveda, también conocido como Super Mario por haber alentado a sus compañeros cuando estaban atrapados en la mina San José, ha dicho que busca el apoyo del Gobierno chileno para viajar a Tailandia, pero que si no lo encuentra está decidido a buscar respaldo privado. "Es de suma importancia ir a apoyar a las familias con la palabra, sostenerlos y darles un abrazo. Una palabra de aliento es importante”, ha dicho a la agencia France Presse (AFP).

El último en salir con vida de la mina chilena en 2010 fue el jefe minero Luis Urzúa quien, en declaraciones a la cadena británica BBC sobre el equipo y su entrenador atrapado en Tailandia, ha dicho que "siempre y cuando se adapten al ambiente y no perciban la situación como un riesgo que amenaza su vida, los adolescentes estarán bien". El experimentado minero, de 62 años, recuerda que ellos estaban adaptados a vivir en espacios cerrados por su trabajo, pero para los tailandeses puede ser más complicado porque no están tan habituados. "Lamentablemente tienen un poco menos de fuerza para soportar este tipo de cosas", dijo.