Redacción
WASHINGTON.- Dámaso López Serrano, alias el "Mini Lic", ahijado de Joaquín "El Chapo" Guzmán y uno de los posibles sucesores del capo en el Cártel del Pacífico, se declaró este miércoles culpable de haber introducido a Estados Unidos miles de kilos de heroína, metanfetaminas y cocaína.

De acuerdo a excelsior.com, también se declaró culpable de otro de los cargos relativo a la posesión de armas de fuego para promover las actividades de narcotráfico del cártel.

También te puede interesar: Juicio contra 'El Chapo' Guzmán iniciará hasta septiembre

López Serrano, de 29 años, firmó su declaración de culpabilidad en la corte del distrito sur de California, con sede en San Diego, informó en un comunicado el Departamento de Justicia estadunidense.

El juez Dana M. Sabraw, de la corte del distrito sur de California, fijó para el 12 de julio la vista para dictar sentencia.

El capo se entregó el 27 de julio de 2017, a los agentes de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés) en Calexico, California y, según el Departamento de Justicia, es el narcotraficante mexicano de mayor rango que jamás se haya rendido ante las autoridades estadunidenses.

El "Mini Lic" es hijo de Dámaso López ("El Licenciado"), un ex celador de una prisión de máxima seguridad en México, donde estuvo recluido "El Chapo" y lo ayudó a escapar de ahí, en el penal de Puente Grande en Jalisco, muchos años antes.

Versiones extraoficiales, apuntan a que después de la captura de su padre y la extradición de su padrino a una cárcel en Nueva York, Dámaso López Serrano inició una pugna al interior del cártel contra los hijos de "El Chapo" por el control de las rutas para el trasiego de drogas. Tras lo cual, tuvo miedo de ser asesinado en México y por eso se entregó a las autoridades.