Agencia
LE MANS, Francia.- Lorenzo volvió a protagonizar una gran salida y antes de la primera curva ya era líder. El balear trató tirar desde el inicio, pero un error al comienzo de la segunda vuelta le hizo perder toda aventaja acumulada.

También te puede interesar: El número uno del mundo del tenis habla sobre su hipotético jugador

El piloto de Ducati se mantuvo en cabeza durante nueve vueltas, hasta el momento en el que Márquez le metió un hachazo y se marchó a por su tercera victoria consecutiva, informó Medio Tiempo.

A partir de entonces el mallorquín se desinfló y fue perdiendo posiciones gradualmente, hasta acabar en una sexta posición que agrava un poco más la crisis que atraviesa el #99.

"Otra grandísima salida, incluso mejor que la de Jerez. Realmente había mucha diferencia entre mi velocidad en la primera y segunda vuelta y la de los demás. Normalmente es así, pero aquí un poco más. Cogí una gran ventaja en la primera vuelta. La lástima es que en la primera curva se me ha ido de delante   a 250 km/h. He tenido mucha suerte de salvar la caída y ya tenía al grupo detrás", resumió Lorenzo.

Como viene repitiendo desde que se subió al prototipo de 2018, Lorenzo ha señalado que la moto tiene puntos mejores y peores respecto a su antecesora. Uno de los aspectos negativos es la geometría, que le obliga en su caso a un esfuerzo físico extra.

"Después de cinco o siete vueltas no puedo coger energía para relajarme y pilotar con la cabeza fría. Aunque intento mantener el ritmo es muy complicado. La moto nueva ha cambiado la ergonomía y en las frenadas me canso más y no hemos encontrado una solución para tener más apoyo en la zona de las piernas. Con las piezas nuevas de [el test de] Jerez ha mejorado en estabilidad y aceleración, pero no hemos encontrado la solución y tenemos la posibilidad de hacerlo en Montmeló (en referencia al próximo test). Eso ayudaría muchísimo para liderar más vueltas y acabar más cerca del ganador", explicó. 

Lorenzo volvió a ser cuestionado por su futuro, que con el podio de Petrucci le complica las cosas un poco más.

"Todo el mundo en el paddock sabe el valor de Jorge Lorenzo y lo que puede hacer cuando se siente bien, lo que hice en el pasado durante ocho o nueve años, siempre primero o segundo del campeonato. Estoy sufriendo con esta moto, pero estamos tratando de mejorar las cosas, y no estamos tan lejos. La moto es mejor que hace dos o tres carreras y tenemos que encontrar una solución a este problema", finalizó.