Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Muchas mujeres dedican su vida entera a la labor más difícil de todas: ser ama de casa. Tomar la decisión de dejar sus trabajos para cuidar a los niños y arreglar el hogar es un proyecto que muchas toman de corazón. Y aunque es un trabajo arduo que jamás se acaba tiene sus recompensas, como por ejemplo, estar cerca de su familia. Lamentablemente, como todo, también hay riesgos.

Recientemente se dio a conocer que en Escocia una mujer falleció a consecuencia de abrazar a su marido a diario y lavar su uniforme de trabajo, reporta Excélsior.com.

También te puede interesar: Le amputan piernas y nariz: su perro le contagió una bacteria

Si, aunque no lo creas ocurrió, no porque fuera alérgica al hombre o algo por el estilo, sino porque el overol que usaba William Sweeney para trabajar en una planta de calderas de Babcock International estaba impregnado de asbesto.

William murió en 2008 a los 71 años de edad y Adrianne murió en 2015, a los 75 años de edad, por un cáncer desarrollado por la exposición continua al amianto (asbesto) pues diario durante 40 años lavó el uniforme de su conyugue.

Al realizar las pruebas necesarias, un tribunal británico dictaminó que la empresa deberá pagar una compensación de 247 mil libras esterlinas (320 mil dólares) a los hijos.

En los países industrializados el asbesto es la principal causa de las enfermedades y después del tabaco es el cancerígeno más mortífero.

Los expertos de la salud pública advierten que más de un millón de personas podrían morir de aquí a 2030 por causa de este mineral que se utiliza en la industria de la construcción.