Agencia
NUEVA YORK.- Un niño de tres años, quien respondía al nombre de Elijah Sivera, murió después de comer un sándwich con queso en la escuela que asistía en ManhattanNueva York. El menor era alérgico a la lactosa. 

También te puede interesar: La reina Letizia visitará México por una buena causa

De acuerdo con Info 7, autoridades de seguridad locales ya cerraron el plantel educativo para realizar una investigación a profundidad sobre los hechos. Se espera, además, que los padres levanten una demanda contra los responsables de lo sucedido.

“Nuestro amado hijo jugaba en su preescolar cuando un adulto le dio un sándwich de queso. Todos en la escuela sabían que Elijah era alérgico a la lactosa y estaba documentado”, se lee en una petición en línea que firman los padres.

Autoridades aseguran que no hay nada más importante para el estado de Nueva York que la seguridad de los menores y calificaron el acto como lamentable.