Agencia
TAMPA, EU.- La mayoría de las mujeres con un tipo común de cáncer de mama podrían evitar la quimioterapia después de la cirugía, dependiendo de su puntaje en una prueba genética, informaron investigadores el domingo.

De acuerdo con vanguardia.com, unas 65 mil mujeres solo en Estados Unidos podrían verse afectadas por el estudio, descrito como la prueba de cáncer de seno más grande hasta la fecha y difundido en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica, en Chicago.

También te puede interesar: ¿Cómo saber si tengo cáncer de piel?

Hasta ahora, las mujeres se han enfrentado a una gran incertidumbre acerca de si añadir o no quimioterapia a la terapia hormonal tras un diagnóstico de cáncer de mama de receptores hormonales positivos y HER2 negativo, cuando se encuentran en una etapa temprana, antes de que se disemine a los ganglios linfáticos.

Con los resultados de este estudio, "podemos evitar con seguridad la quimioterapia en aproximadamente el 70% de las pacientes diagnosticadas con la forma más común de cáncer de mama", dijo la coautora Kathy Albain, oncóloga de Loyola Medicine.

Una prueba en 21 genes llamada Oncotype Dx, existente desde 2004, ha ayudado a guiar algunas decisiones post-cirugía.

Una puntuación alta, por encima de 25, significa que se recomienda la quimioterapia para evitar la reaparición, mientras que un puntaje por debajo de 10 implica que no es necesario.

El estudio involucró a más de 10.000 mujeres y se centró en aquellas cuyos puntajes se ubicaron en el rango medio, de 11 a 25.

Las pacientes, de entre 18 y 75 años, fueron asignadas aleatoriamente para recibir quimioterapia con terapia hormonal o solo terapia hormonal.

Luego, los investigadores estudiaron los resultados, incluyendo si el cáncer reincidió o no, y la supervivencia general.

En toda la población estudiada con puntajes entre 11 y 25, "y especialmente entre mujeres de 50 a 75 años, no hubo diferencias significativas entre los grupos con y sin quimioterapia", dijeron los hallazgos, publicados en el New England Journal of Medicine.