Agencia
MÉXICO.- La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) rescató a 100 mujeres mexicanas, venezolanas, colombianas, ucranianas, argentinas, rusas, brasileñas, húngaras y paraguayas que presuntamente eran víctimas de trata de personas en el bar Le Bon Vivant.

El operativo se realizó en el centro nocturno que está en Insurgentes Sur, donde fueron detenidos 18 hombres por su presunta implicación en ese delito con fines de explotación sexual.

También te puede interesar:  Fox sugiere a Peña Nieto legalizar la marihuana antes de irse

Se informó que las mujeres fueron “liberadas” y que tienen calidad de víctimas, por lo que fueron trasladadas al búnker de la procuraduría capitalina, en la colonia Doctores.

El Ministerio Público de la Fiscalía para la Atención del Delito de Trata de Personas abrió la carpeta de investigación y solicitó la declaración de las mujeres para tener elementos de prueba que permitan proceder legalmente contra los supuestos explotadores.

En la acción preventiva participaron 300 uniformados, así como de la Subsecretaría de Control de Tránsito, quienes apoyaron las labores de los verificadores...

“Se trata de determinar si eran amenazadas y obligadas a realizar actividades sexuales contra su voluntad”, dijeron funcionarios.

Con el apoyo del Instituto Nacional de Migración (INM) se determinará, además, si las extranjeras están legalmente en México.

Raymundo Collins, titular de la SSP, ordenó el despliegue de 150 policías preventivos que incursionaron en el antro alrededor de las 0:10 horas de este viernes, en coordinación con el Instituto de Verificación Administrativa (Invea).

Al revisar las condiciones del bar que se ubica en la colonia Del Valle, delegación Benito Juárez, confirmaron que ahí laboraban mujeres mexicanas y extranjeras, además de que el inmueble carecía de medidas de seguridad y de protección civil.

La SSP informó que fueron detenidos 18 sujetos con edades de los 23 a los 56 años, en tanto que el Invea llevó a cabo la clausura del negocio.

Nueva estrategia policial

Por separado, realizó el operativo de Verificación de Locales de Autopartes, en la delegación Cuauhtémoc, junto con la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Finanzas, en la que efectuó el embargo precautorio de ocho toneladas de llantas y rines en establecimientos de Eje 3 Sur.

En la acción preventiva participaron 300 uniformados, así como de la Subsecretaría de Control de Tránsito, quienes apoyaron las labores de los verificadores.

Collins dijo que en la nueva estrategia policial se ataca directamente los sitios donde se venden artículos que la delincuencia obtiene mediante robos y asaltos.

En conferencia de prensa explicó que muestra de la nueva estrategia anticrimen han sido los operativos dirigidos al decomiso de teléfonos celulares, autopartes, mercancía diversa, así como el aseguramiento de droga. 

Con información del portal de noticias Milenio.