Agencia
CRACOVIA, Polonia.- Un joven israelí ha recibido una multa de 5.000 zlotys (cerca de 1.200 euros) después de orinar en un monumento situado en el campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau en memoria a las víctimas, según han recogido los medios polacos.

De acuerdo con información del diario ABC, la Fiscalía de Cracovia ha señalado que el joven, de 19 años, fue visto por uno de los guardias de las instalaciones y detenido en consecuencia, al tiempo que ha señalado que el autor de la infracción se ha arrepentido y ha aceptado la sanción.

También te puede interesar: Muere Oskar Gröning, cómplice de la muerte de 300 mil judíos

Sin embargo, ha apuntado que no ha dado explicaciones de sus actos, después de reconocer que había orinado en el lugar, tal y como ha recogido la cadena de televisión TVP.

Según el portavoz del museo de Auschwitz, Bartosz Bartyzel, no recuerda un incidente similar en el que estuviera involucrado un ciudadano israelí, según ha informado la agencia israelí de noticias JTA, informa Ep.

La legislación polaca contempla multas y penas de cárcel para aquellas personas que profanen monumentos u otros lugares que conmemoren eventos o personas históricas.

Cárcel a un colaborador

A finales del año pasado, por «complicidad moral» y rechazando el recurso del exmiembro de las Waffen SS hitlerianas Oskar Gröning –conocido como el «contable de Auschwitz»–, el Tribunal Constitucional alemán envió a prisión al acusado.

La defensa de Gröning había alegado que los tribunales no tuvieron en cuenta el precario estado de salud del condenado, de 96 años, sin embargo el Constitucional indica que el cumplimiento de la condena de cuatro años de prisión no pone en peligro la salud o la vida del nonagenario, quien argumentó que la cárcel vulneraría «su derecho fundamental a la vida y a la integridad física».

Los crímenes de lesa humanidad relacionados con el Holocausto no prescriben en Alemania, pero no fue hasta 2011 cuando –con la condena del ucraniano John Demjanjuk por colaborar en 28.000 asesinatos en el campo de exterminio de Sobibor, en la Polonia ocupada– comenzaron los juicios a los cómplices de la maquinaria de exterminio nazi.

Como Demjanjuk, Gröning fue condenado por la audiencia de Luneburgo a cuatro años de prisión en julio 2015 por complicidad en la muerte de 300.000 judíos en Auschwitz durante la Operación Hungría.