Agencia
FRANCIA.- Todo lo que exceda del mero coqueteo será perseguido. El gobierno de Francia presentó este miércoles un proyecto de ley ideado para luchar contra la violencia sexual y de género. La secretaria de Estado para la Igualdad de Género, Marlene Schiapp, anunció en una conferencia de prensa que la nueva normativa impondrá multas de entre 90 y 750 euros a casos de acoso verbal en la calle o en el transporte público.

El proyecto, que será votada en la Asamblea Nacional antes del verano, crea así una nueva infracción de “ofensa sexista”, que permitirá a las fuerzas del orden sancionar aquellos comentarios que se excedan, informa el portal La Vanguardia.

También te puede interesar:  Una mujer entra al ‘rescate’ de la Policía Montada de Canadá

Si hay circunstancias agravantes los infractores deberán pagar mil 500 euros. Y 3 mil si son reincidentes, cantidades que quieren sancionar ese tipo de comportamiento y servir de arma disuasoria

Schiappa, que da nombre al proyecto, afirmó que está convencida de que la medida “servirá como elemento de disuasión”, porque, según la ministra, “nunca antes habíamos escuchado tanto sobre el acoso callejero”. Los testigos de tales actos sabrán que la ley de la República Francesa está del lado de las mujeres, subrayó. “Muchos policías nos dicen que creen que la medida puede aplicarse, tan pronto como haya capacitación”, añadió.

Asimismo, la Ley Schiappa incrementa de 20 a 30 años la prescripción de los crímenes, principalmente sexuales, contra menores, un tiempo adicional que se da a las víctimas teniendo en cuenta la llamada “amnesia traumática”, frecuente en ese tipo de agresiones. De este modo, la medida permite que las víctimas presenten una demanda por abusos sexuales que sufrieron en la infancia pero que solo recuerdan o se sienten con valor de denunciar como adultos.

La ley incrementa de 20 a 30 años la prescripción de los crímenes, principalmente sexuales, contra menores

La medida está en parte inspirada en los esfuerzos de la presentadora de televisión francesa Flavie Flament, quien el año pasado acusó al fotógrafo David Hamilton de violarla cuando tenía 13 años. Flament no pudo iniciar una demanda porque el plazo de prescripción había expirado en su caso.