Agencia
SANTIAGO.-  Los 34 obispos chilenos que asistieron a una reunión de emergencia esta semana con el papa Francisco por el encubrimiento de abusos sexuales en su país ofrecieron su renuncia, dijeron en un comunicado.

No estaba claro de inmediato si el pontífice aceptará todas o alguna de las renuncias de los prelados, publicó Milenio.

También te puede interesar: Documental revela el abuso que sufrió Whitney Houston

"Hemos puesto nuestros puestos en manos del Santo Padre y dejaremos que él decide libremente por cada uno de nosotros", declararon los obispos en el comunicado, en que también pidieron perdón a Chile, a las víctimas de abusos y al Papa.

El escándalo ha provocado estragos en la credibilidad de la Iglesia en un país fuertemente católico. También ha empañado la propia imagen del Papa porque este año defendió enérgicamente a un obispo acusado en el supuesto encubrimiento para luego revertir su postura.

La reunión de esta semana tuvo lugar tras una investigación del Vaticano sobre el obispo Juan Barros, quien fue designado por el Papa en 2015 pese a acusaciones de que había encubierto abusos sexuales contra menores por parte de su mentor, el padre Fernando Karadima.

Karadima, de 87 años y que vive en una casa de retiro en Chile, siempre ha negado las acusaciones y Barros ha afirmado que no sabía de que se hubieran cometido irregularidades.

Sin embargo, el Vaticano confirmó hoy reportes de medios indicando que el Papa entregó a los obispos chilenos esta semana un documento en que los acusa de destruir evidencias de crímenes sexuales y de no proteger a niños de las acciones de sacerdotes abusadores.