Agencia
URUGUAY.- ,El plan ha circulado ampliamente en China, donde Gobierno y expertos buscan formas para aumentar la natalidad, especialmente en las ciudades, para evitar el peligroso envejecimiento de la población y la disminución de la mano de obra que pueda mantener un sistema de pensiones. Muchos han cargado contra él.

"No nos tratan como humanos ni como mujeres, sino como recursos de fertilidad", opinó la escritora feminista Hou Hongbin. "La reproducción debería ser un derecho del ciudadano, no una obligación", señaló otro comentarista en redes sociales.

También te puede interesar: Adicción al celular en padres incrementa el número de niños ahogados 

Algunos reflexionan sobre la fuerte coerción que el Estado chino quiere ejercer sobre la demografía, tanto ahora como en los tiempos de la "política del hijo único": "No hace mucho, ante un segundo embarazo, había que abortar, ahora, hay que pagar por un segundo hijo que ni siquiera tengo", denunció otro comentarista en la red Weibo.

La propuesta, que algunos interpretan como un globo sonda que han lanzado las autoridades para analizar la respuesta social, también ha recibido críticas de medios oficiales como la televisión estatal CCTV, que la llamó "irracional y falta de sentido común", o el diario Global Times, ligado al Partido Comunista: Un plan así "sólo disminuiría el deseo de la gente de tener más niños", señaló a ese diario el investigador Yi Fuxian, de la universidad estadounidense de Wisconsin-Madison.

El régimen comunista está comenzando a alarmarse por el hecho de que la relajación de las políticas de planificación familiar, permitiendo un segundo hijo a todos los matrimonios, no está teniendo el efecto esperado, ya que en 2017 hubo 630.000 nacimientos menos que en 2016, el primer año en que se aplicó la medida.

El mismo Diario del Pueblo, principal rotativo portavoz del Partido Comunista, destacó recientemente que la promoción de nacimientos debía convertirse en una política de Estado, una afirmación que también desató críticas entre los internautas del país más poblado del mundo.

Con información de El Espectador.