Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Por décadas, los niños locales jugaron en lo que se conoce como el parque infantil de Weccacoe, sin saber que debajo de ellos se encontraban los restos de 5.000 afroamericanos de Filadelfia, enterrados a solo 45 centímetros de la superficie.

Debido al hallazgo, una parte del parque se construirá un monumento a los fallecidos. "Esta es una oportunidad para arreglar algo que había quedado fuera de nuestro radar y a su vez es una gran enseñanza para estos niños", dijo Leslie Patterson-Tyler, cuyo marido, el reverendo Mark Tyler, es el pastor de la iglesia metodista episcopal africana de Mother Bethel, fundada por el esclavo Richard Allen.

También te puede interesar: "Bebé Trump furioso" sobrevolará Londres

Las hijas de Patterson-Tyler eran visitantes frecuentes del parque cuando vivían en el área. "Ya era un lugar de encuentro, por eso debemos continuar reuniéndonos aquí y hablar sobre el sitio que solía ser", declaró la madre.

En 1800, ningún afroamericano tenía permitido ser sepultado en un cementerio dentro de los límites de la ciudad de Filadelfia. Los muertos solo podían ser sepultados en las afueras  y la ciudad prohibía la presencia de tumbas para identificar a los fallecidos en dichos sitios.

Un esclavo liberado, Richard Allen, designó en 1810 un lugar como cementerio para los miembros de su iglesia, encontró una parcela de tierra a una media milla al sur de su templo, un antiguo sitio de asentamiento sueco en un área que los nativos de la tribu Lenape denominaron "Weccacoe".

Pasado el tiempo y sin más entierros de personas, el sitio entró en estado de abandono. La iglesia le vendió el terreno a la ciudad en 1889 para luego ser reconvertido en un parque público.

En 2008, el historiador Terry Buckalew se encontraba realizando un documental sobre el activista negro del siglo IXX, Octavius Catto, cuando se encontró con referencias al cementerio. Conocía a la iglesia pero no lograba encontrar el sitio de sepulcro.

Luego de comenzar a recolectar datos sobre las personas que habían sido enterradas allí, comenzó a redactar sus biografías para un proyecto online. "Quería que las personas pudieran relacionarse con quienes estaban allí. Muchos de ellos antiguos esclavos o primeras generaciones de negros libres", compartió.

Luego de compartir en 2011 con las autoridades locales sus hallazgos, en 2013 comenzaron los trabajos arqueológicos que llevaron a determinar que al menos 5.000 personas habían sido enterradas allí. Se cree que en realidad el número sería mucho mayor, dado que los restos parecerían estar enterrados en tres capas diferentes.

Con información de Debate