Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Con una agresión física y una grosera expresión hacia su color de piel y nacionalidad, una joven colombiana que reside en Portugal sufrió un acto de discriminación que ha causado la indignación de muchas personas en redes sociales.

Nicol Valentina J. de 21 años de edad, y cuya familia es de ascendencia caleña, tienen ya 18 años viviendo en Portugal, y ahora están pidiendo protección y asesoría al gobierno de Colombia ante los reiterados ataques racistas que han sufrido, según explicó la madre de la joven en declaraciones a Blu Radio.

También te puede interesar: México tiene dos de las ciudades más caras del mundo

El más reciente ocurrió la semana pasada en la ciudad de Oporto, cuando la chica disfrutaba de las tradicionales fiestas de San Juan y quedó con unas amigas para abordar un autobús que las llevaría de vuelta a casa la madrugada del domingo.

La madre de Nicol detalló que las "chicas estaban en la parte de adelante de la fila" y su hija las alcanzó ahí, pero la otra gente que esperaba para abordar el bus "se molestó y le pidió que se saliera".

En respuesta a la molestia de la gente, Nicol "pidió perdón, y la preguntó a una señora si podía seguir adelante en la fila, y ella le dijo que sí".

Sin embargo la amabilidad de la señora no fue suficiente, pues cuando se abrieron las puertas y la joven intentó entrar, un guardia de seguridad la bajó de manera agresiva sin razón alguna y sin pedirle papeles; simplemente "haló por el brazo y le dijo":

"Tú en este bus no vas, tú te vas en el de tu tierra, negra de mier#@". Luego que dio dos puños en la cara, la tumbó al piso y le dio una patada en la cara, relató la madre de la chica.

La mujer asegura que no es el primer acto racista que ha sufrido su hija, pues la han discriminado en varias ocasiones en ese país, incluso anteriormente tuvieron que abandonar el departamento donde vivían por amenazas de unos vecinos.

"Hemos guardado silencio por miedo, pero esto que ocurrió nos motiva a decir 'no más'. es lamentable que en pleno siglo XXI tengamos que escuchar cosas tan repugnantes".

"Nadie debería recibir un trato de ese tipo, pues el color y la nacionalidad no nos definen", agregó.