Agencia
ESTADOS UNIDOS.- Robo, trafico de drogas, asesinatos... ningún crimen representa limite para las pandillas más peligrosas que habitan en las entrañas del Bronx neoyorquino, aunque para algunos resulte extraño, las Bad Barbies (Barbies Malas), hacen esto y más, motivo por el cuál se han convertido en uno de los grupos criminales más temidos de la ciudad.

Después de que Lesandro Guzmán-Feliz, de 20 años fuera salvajemente apuñalado y atacado con un machete por la banda criminal de "los Trinitarios", esta organización de pandilleros latinos pasó a los titulares internacionales por su brutalidad y métodos ultra violentos, publicó el portal Debate.

También te puede interesar: Juez pide encarcelar al ex presidente de Ecuador

Como consecuencia, las Bad Barbies han vuelto a salir a la luz públicamente nuevamente desde el arresto de su liíder en 2012, siendo conocidas como la pandilla femenina conformada por más de 100 mujeres que se consideran "propiedad" de los Trinitarios.

Con sus pantalones ajustados, largas uñas pintadas y lenguaje agresivo, las militantes de las Barbies no pasan de los veintitantos años, y se encuentran siempre ha disposición de sus contrapartes masculinas, siendo regularmente violadas y sometidas a convertirse en esclavas sexuales y prostitutas de los pandilleros.

A su vez trabajan como señuelos y mulas, portando armas y ocultando drogas para sus jefes supremos masculino

"Se sabe que los miembros de las Mujeres Trinitarias esconden machetes y drogas como la heroína, el fentanilo y la marihuana en carritos para bebés cuando llega la policía a la escena, dijo Curtis Sliwa, un experto en pandillas al NY Post.

Los Trinitarios saben muy bien que la policía raramente inspecciona a las mujeres, en especial a aquellas que "empujan un cochecito de bebé", por lo que ocultan con ellas su armamento y drogas, razón por la que los hombres de esta pandilla arrestados en el Bronx y Washington Heights raramente son atrapados con armas. 

También las mujeres están encargadas de proporcionar casas seguras para almacenar drogas y ocultar a los criminales de las fuerzas policiales. Ellas se encargan de mantener los gastos de estos escondites.

Las Bad Barbies se volvieron famosas por emplear "la trampa para moscas Venus", en la cual se encargan de atraer a miembros de pandillas rivales a trampas donde serán atrozmente abatidos con pistolas o atacados a machetazos.

Líder de las 'Bad Barbies'

En 2012, Maria Mejia, de 24 años, conocida como la líder de las Bad Barbies, fue detenida por las autoridades federales junto con otros 38 miembros de los Trinitarios acusados de 9 cargos de asesinato y 24 intentos de homicidio contra sus rivales, además de varios cargos de asalto y extorsión.

Mejía era la única mujer el notorio grupo de delincuentes machistas, sorprendiendo a los comisionados del NYPD.

De acuerdo con los expertos, las pandillas latinas fundadas por inmigrantes mexicanos y puertorriqueños desde la década de 1940, tienen una empresa delictiva altamente organizada que pone a hombres y mujeres en pie de igualdad. Si una mujer tiene un rango más alto dentro de la jerarquía de pandillas, los miembros de pandillas masculinas deben recibir órdenes de ella.

Estas mujeres de alto rango son conocidas como Latin Queens. Sin embargo, este caso de empoderamiento de la mujer en el mundo criminal no representa nada para la misoginia de los Trinitarios, quienes omiten a sus miembros femeninos de los ideales de libertad e igualdad que dicen tener como estandarte. 

Pero al final del día, estas Barbies criminales no tienen ningún interés en la igualdad de genero, buscando simplemente ganar notoriedad y amedrentar a sus enemigos y todos aquellos habitantes de la ciudad que se crucen por su camino.

"A menudo tienen todos los recortes de prensa sobre ellos pegados a las paredes de estas casas de seguridad porque les encanta la publicidad. Y la publicidad más reciente del asesinato de Guzmán-Feliz solo los hace aún más notorios y temidos".