Agencia
ESTADOS UNIDOS.- El 8 de diciembre de 1980 en las puertas de su casa, en el edificio Dakota, Mark David Chapman mató de cinco tiros a John Lennon. 

De acuerdo con el portal Subrayado, el asesino, que ahora tiene 63 años, fue condenado a cadena perpetua y permanece en una prisión de máxima seguridad en Wende, al norte del estado de Nueva York. En agosto próximo, tendrá una audiencia con la junta de libertad condicional de dicha ciudad, con el fin de pedir el beneficio, que le ha sido negado en nueve oportunidades desde el año 2000.

También te puede interesar: Escuelas de la India imparten una “Clase de la Felicidad”

Desde el año 2000 Chapman solicita cada dos años su libertad condicional, que ya fue rechazada en nueve ocasiones.

La última vez que Chapman pidió la libertad fue en el 2016. En aquella ocasión la junta se opuso, argumentando la "naturaleza premeditada y la búsqueda de fama" como medios del crimen. Yoko Ono, viuda del músico inglés, siempre se ha mostrado contraria a este beneficio, agregando que tanto su vida como la de los hijos de Lennon correrían peligro, además de no descartar eventuales "venganzas" de los fanáticos.

“Su libertad sería incompatible con el bienestar de la sociedad y por lo tanto despreciaría la seriedad del crimen”, dicen los fallos contrarios a las peticiones del homicida.

A fines de agosto el asesino confeso de Lennon se enfrentará de nuevo a las autoridades y esta vez, de acuerdo con varios medios americanos, el criterio será poner el foco sobre el comportamiento del recluso antes que en la gravedad del crimen y el impacto de su eventual liberación en la sociedad.

A pesar de que Yoko Ono no ha hecho declaraciones al respecto, cada vez que Chapman se solicita su liberación, envía una carta en la que insiste en que lo mantengan encerrado, no solo por la seguridad de la que fuera esposa del ex Beatle, sino también por la del propio Champman, seriamente amenazado por los fans de Lennon.