Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Rachel Weisz y Daniel Craig acaban de dar la bienvenida a su primera hija en común. Hasta el momento, se desconocía si el bebé que esperaba la actriz era niño o niña, pero tras el nacimiento el Daily Mail ha confirmado que se trata de una niña, la primera para Rachel, que ya tiene a Henry, de 11 años -fruto de su relación con el director de cine Darren Aronofsky-. Para Craig, sin embargo, esta es su segunda hija, pues es padre de Ella, de 26 años, nacida de su matrimonio con la también actriz Fiona Loudon.

La pareja no puede estar más feliz, tal y como la propia Rachel desvelaba hace unos meses en conversación con el diario New York Times. "Se los enseñaré pronto. Daniel y yo estamos tan felices. Vamos a tener un pequeño ser humano. No podemos esperar para conocerlo. Es todo un misterio", confesaba radiante. La actriz, a sus 48 años, se convierte así en madre por segunda vez, publica el portal de noticias Yahoo.

También te puede interesar: Casas ecológicas que construyó Brad Pitt ¡se caen a pedazos!

El nacimiento de su primer hijo en común pone el broche de oro a una relación que comenzó a finales de 2010. Los dos actores eran amigos desde hace años, pero no fue hasta ese momento, cuando coincidieron en el rodaje de la película Dream house, cuando se enamoraron y comenzaron a salir. Hacía pocos meses que Rachel Weisz se había separado de Aronofsky y la pareja decidió mantener oculto su idilio.

Pronto las primeras imágenes de su romance salieron a la luz y vinieron a confirmar lo que era un secreto a voces, que su amistad había derivado en algo más. En junio de 2011 se dieron el 'sí, quiero' en una boda secreta en Nueva York a la que solo acudieron cuatro invitados: sus respectivos hijos y dos amigos.

"Me casé en secreto porque mi vida privada es muy importante para mí", comentaría poco después el intérprete de algunas de las cintas de James Bond.

"Es muy personal, muy privado. No creo que lo mío sea particularmente excepcional, aparte de que los dos estamos en el ojo público. Pero nunca pensé que me casaría. No era una ambición mía. Era todo lo contrario. No podía identificarme con las comedias románticas, parecía que el matrimonio era el objetivo. Luego sucedió, felizmente, en un momento mucho más maduro", declaraba por su parte Rachel Weisz a ES Magazine.

Ahora otro suceso, aún más feliz si cabe, ha venido a colmar de alegría el hogar de los Craig Weisz y, por ende, a Henry y Ella, que ya tienen a la perfecta compañera de juegos.