Agencia
RÍO DE JANEIRO, Brasil.-  La madre de Neymar, Nadine Gonçalves, salió en defensa de su hijo tras el polémico anuncio que protagonizó el delantero brasileño en el que admitió que sus reacciones sobre el césped durante el Mundial de Rusia fueron, en ocasiones, exageradas.

"Yo soy su mayor admiradora y, con todo respeto, no se abata con palabras y acusaciones de aquellos que no tienen amor al prójimo, sepa que son minoría comparado con las personas que te aman y que principalmente conocen tu corazón", escribió Gonçalves en su cuenta oficial de Instagram.

También te puede interesar: ¡Al fin! Neymar acepta que hace 'dramas' en la cancha

Neymar entonó el 'mea culpa' por su desempeño con la selección brasileña en Rusia en un anuncio publicitario de la marca Gillette, que fue ampliamente criticado por la prensa local y generó debate en las redes sociales sobre la idoneidad del medio escogido para expiar su frustración.

De acuerdo con información de Vanguardia, ante la dimensión que tomaron las palabras del atacante del Paris Saint-Germain, su madre afirmó en un mensaje, en el que citó en repetidas ocasiones a Dios,

"Yo como madre y creo que la mayoría de los otros padres también se entristecen cuando hablan de sus hijos, aún más cuando no los conocen", comienza la carta que Nadine Gonçalves, la mamá de Neymar, publicó en Instagram.

"Las personas conocen el nombre Neymar Jr, pero pocos te conocen, pero yo elevo mis ojos a Dios y le pido solamente a él, porque solamente él dará las respuestas para todo y todos, somos humanos, y por tanto, somos defectuosos", señaló.

 “Es mi hijo… La caída puede ser del hombre, pero el levantamiento es de Dios! Yo sólo quiero que usted sepa que los planes de Dios sean mayores y mejores que los suyos, y que sus sueños aún se lleven a cabo, porque yo creo en el Dios del Imposible.

La progenitora del '10' del PSG le dijo que sus sueños "todavía pueden hacerse realidad" porque ella cree en el "Dios de lo Imposible". "Te amo y siempre estaré contigo hijo mío... Mi guerrero", finalizó.

Neymar, de 26 años, guardó silencio durante dos semanas tras la eliminación frente a Bélgica en los cuartos de final del Mundial, en el que se le acusó de falta de "estabilidad emocional" y de exagerar sus reacciones cuando recibía las faltas de sus rivales.