Agencia
CANCÚN, Quintana Roo.- Napoleón Gómez Urrutia y su organización sindical “ya no representan a nadie y se sienten perdidos, por eso acepta la candidatura al Senado que le ofrece Andrés Manuel López Obrador, quien se está rodeando de la mafia sindical que tanto daño le ha hecho a los trabajadores”, sostuvo el dirigente gremial Ismael Leija Escalante.

De acuerdo con información de Notimex, el secretario general del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores Mineros, Siderúrgicos, Metalúrgicos y Conexos señaló que los artículos 55 y 58 de la Constitución Política establecen una residencia de por lo menos seis meses en el lugar donde el aspirante competirá electoralmente y Gómez Urrutia no la tiene.

Además, el Artículo 32 constitucional señala con toda claridad que para aspirar a un puesto de elección popular es necesario ser mexicano por nacimiento y Gómez Urrutia tiene doble nacionalidad.

También te puede interesar: Nueva agrupación minera disputará contratos a 'Napo'

Pero lo más importante, dijo en entrevista, "es que el señor es un prófugo de la justicia y no le quiere dar la cara a los trabajadores".

Por eso, según Leija Escalante, el exdirigente minero busca un cargo en el Senado de la República para tener impunidad y no ir a la cárcel. “Los delitos por los cuales se les acusa están comprobados desde hace varios años y Gómez Urrutia se llevó 55 millones de dólares por lo de Cananea y los distribuyo entre sus familiares”, agregó.

Un verdadero líder sindical, dijo, negocia de frente con los patrones y con las autoridades laborales y no a través de videoconferencias o por terceros, como lo hace Gómez Urrutia, quien a su decir “siempre se ha dedicado a chantajear a las empresas mineras”.

"Es que el señor es un prófugo de la justicia y no le quiere dar la cara a los trabajadores".

De acuerdo con Ismael Leija, en el gremio que encabeza, Gómez Urrutia se llevó 16 millones de pesos de una revisión de contrato con Altos Hornos de México en 2008.

Consideró que López Obrador está siendo engañado por Gómez Urrutia, cuando le dice que el sindicato minero tiene una membresía de 250 mil trabajadores, lo cual es totalmente falso.

“El sector minero está dividido en cuatro partes, una la tiene el Sindicato Frente, que encabeza Carlos Pavón Campos; otros Elías Morales, una más el Sindicato Democrático y finalmente el de Gómez Urrutia, el Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana.

Manifestó que Morena, el Partido del Trabajo y Encuentro Social deben sacar de la lista de candidatos al Senado de la república a ese dirigente que tanto daño le ha causado al movimiento obrero.