Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Fue un partido muy especial para el brasileño Neymar, que marcó la victoria de PSG por 4-2 sobre Nimes como visitante. Primero abrió el score a los 36 minutos y lo celebró devolviendo ironías: se fue hacia el sector de la tribuna donde había una pancarta en la que en portugués le llamaban "llorona", con motivo a sus exageradas simulaciones en el Mundial 2018.

En respuesta, el exjugador de Santos y de Barcelona realizó entonces gestos como si estuviera llorando, reporta el periódico La Nación, en su página de internet.

También te puede interesar: Se estrena Bolt como futbolista

Y el remate, a pura emoción, se dio tras la victoria. Un niño entró en la cancha y fue directo a abrazar a Neymar.

El encuentro fue extenso, casi de un minuto, y el pequeño hincha se puso a llorar. El crack brasileño lo contuvo, no lo soltó rápidamente.

Entendió a la perfección las sensaciones de su admirador. Como pudo, lo apartó por un instante y le regaló su camiseta. El chico volvió a abrazarlo bien fuerte. Luego, el crack lo alzó para alcanzárselo a los padres y entonces sí partió hacia los vestuarios. Otro momento inolvidable en una tarde especial para el 10 del PSG.

Te compartimos el emotivo momento: