Agencia
ESTADOS UNIDOS.- Aaron Rodgers rompió todos los pronósticos médicos que lo retiraban de esta temporada de la NFL, tras sufrir una fractura de clavícula en la semana seis ante los Minnesota Vikings.

El informe médico es que la aparatosa lesión que sufrió al ser tackleado por Anthony Barr es historia, y el jersey 12 regresaría al campo este domingo, con la mira puesta en ayudar a que Green Bay clasifique a postemporada, informa el portal deportivo Fox Sports.

También te puede interesar: Tom Brady discute con Josh Mc Daniels en partido ante Búfalos

Los primeros reportes posteriores a la fractura de clavícula de Rodgers informaron que Rodgers requeriría de varios meses para recuperarse de la lesión, y que lo más probable es que no jugaría el resto de la campaña.

Brett Hundley, su habitual suplente y quien tomó el comando de la ofensiva en su ausencia, logró tres victorias y cuatro derrotas, con mil 534 yardas por aire y 153 por tierra, así como ocho pases de anotación y la misma cantidad de intercepciones, con el 63.9 % de pases completos, para un rate de 78.