Agencia
ESTADOS UNIDOS.- El guatemalteco Manuel Orrego Savala se declaró culpable de la muerte de un jugador de la NFL -la liga de fútbol americano- y la de un conductor de Uber. 

Las víctimas son: Edwin Jackson, jugador de Indianapolis Colts, y el piloto de Uber, Jeffrey Monroe, quienes fallecieron en febrero de este año en un accidente de tránsito provocado por Orrego.

También te puede interesar:  Neymar 'reconoce' superioridad de los mexicanos

A cambio de su declaración de culpabilidad, Orrego Savala consiguió que los fiscales acordaran retirarle dos cargos por huir del lugar del accidente. 

Orrego Savala está acusado de conducir alcoholizado, tres veces más del límite legal, cuando el camión en el que viajaba se estrelló contra el vehículo en el que se encontraba Jackson y Monroe. 

Orrego Savala también enfrenta cargos de perjurio, falsificación, engaño de identidad y falsa información por supuestamente usar el nombre de Alex Cabrera Gonsales. Además, es acusado de reingresar a Estados Unidos ilegalmente luego de ser deportado. 

Su sentencia será dictada el 14 de septiembre. Podría ser condenado a 16 años de prisión y una multa de hasta 20 mil dólares. 

Accidente mata a jugador de la NFL

El inmigrante guatemalteco Manuel Orrego Savala, sospechoso de conducir ebrio y  provocar el accidente en el que perdieron la vida Edwin Jackson, defensivo de los Potros de Indianápolis, y a otro hombre, fue acusado formalmente en una corte federal por su responsabilidad en el percance vial así como de ingresar ilegalmente a Estados Unidos. 

Según la Policía Estatal de Indiana, en algún momento durante el viaje, Jackson se enfermó y Monroe detuvo el auto a un lado de la carretera y fue entonces cuando fueron alcanzados por un pick-up Ford F-150 de color negro conducido por Orrego Savala.

Jackson y Monroe se encontraban en el automóvil cuando el pick-up se estrelló contra ellos. El cuerpo de Monroe salió expulsado por el impacto. Los dos hombres murieron en el lugar alrededor de las 04:00 horas del domingo (09:00 GMT).

Orrego Savala huyó del sitio, pero fue arrestado poco después por el agente que respondió al accidente. El inmigrante guatemalteco conducía sin licencia.

El nivel de alcohol en la sangre de Orrego Savala fue de 0.239 en el momento del accidente, tres veces por encima del límite legal.