Agencia
CHIHUAHUA, Chihuahua.- Una niña de tres años murió al interior de una camioneta, tras pasar encerradas varias horas. Al parecer, la pequeña se había escondido cuando jugaba con sus amigos.

De acuerdo con datos de redes sociales y el portal El Informador, el hecho ocurrió en la colonia Parajes del Sur, una zona habitacional, alrededor del mediodía de ayer cuando el termómetro alcanzaba los 40 grados. Nichole jugaba a las escondidas con varios vecinos, todos ellos menores de 10 años.

También te puede interesar: Pequeño muere mientras jugaba en su domicilio

Su madre, quien fue detenida en tanto se deslindan responsabilidades, declaró ante la Policía Municipal que se encontraba dormida y cuando despertó notó que la niña no estaba en la casa.

La mujer buscó a Nichole en los alrededores de su domicilio y minutos más tarde la encontró inconsciente en la camioneta de la familia.

Al lugar llegaron socorristas de la Cruz Roja, quienes no pudieron salvar a la niña quien murió de golpe de calor, deshidratación y aparentemente un paro respiratorio.

Inicialmente las autoridades establecieron que la camioneta tenía activados los seguros "para niños" mecanismo que impide que los menores puedan abrir las puertas desde el interior de los vehículos.

No se conoce exactamente cuánto tiempo pasó Nichole tratando de salir de la camioneta, pero se estima que debieron ser alrededor de tres horas, tiempo en el que sus compañeros de juego tampoco se percataron que estaba ahí debido al polarizado de los vidrios, mismo que impide distinguir hacía el interior.

La madre de la niña, identificada como Katerine G., de 21 años, fue puesta a disposición del ministerio público por la policía municipal, pues pudiera resultar responsable del delito de Omisión de Cuidados al no vigilar adecuadamente las actividades que desarrollaba su hija.

Por otro lado, la Fiscalía abrió una investigación y lleva a cabo diversos peritajes para comprobar si efectivamente la menor pudo acceder sola a la camioneta, pues se trata de un vehículo en el que difícilmente un menor de tres años podría ingresar sin recibir ayuda de alguien mayor.