Agencia
INDONESEA.- Hace unos años, el niño Arya Permana, de una aldea de la isla indonesia de Java, no podía sentarse, jugar o simplemente caminar sin la asistencia de otras personas. Y todo a causa de su peso, que alcanzaba unos 200 kilos.

De acuerdo con información del portal de noticias RT, en 2016, con tan solo de 10 años, logró el triste mote de 'niño más obeso del mundo'. "Solo comía y dormía", relataron recientemente sus padres a medios británicos, añadiendo que "agotaron todos sus ahorros" en "alimentarlo".

También te puede interesar: Niño escribe carta a su maestra por 'enseñarle mentiras'

Entonces, en abril de 2017, desesperados al ver sufriendo a su hijo, los padres decidieron tomar medidas radicales. El niño indonesio fue puesto en una dieta estricta limitada en azúcar y carbohidratos, y pasó por una cirugía de banda gástrica.

"Tiene hambre todo el tiempo".

En menos de un año, Arya perdió más de 70 kilos y ahora puede caminar, jugar e incluso practicar deportes.

"Estamos muy felices de verlo llevando una vida saludable. Es muy activo y se encuentra en buen estado de salud", señalan ahora los padres del niño.

Mira el video:

Las declaraciones de su madre

Arya nació por parto natural con un peso normal de 3.2 kilos, según su madre, Rokayah, de 35 años. Ella y su marido, Ade Somantri, de 45, ya tenían otro hijo, que no padece obesidad.

Rokayah explicó que su hijo “tiene hambre todo el tiempo” y que puede comer la misma cantidad de comida que dos adultos. El tamaño le impide al chico caminar con comodidad y vestirse con uniforme de colegio, por lo que ya no va a clases.

“Siempre está cansado y se queja de que le falta el aire. Sólo come y duerme todo el día, y cuando termina de hacer esas cosas, se mete en la bañadera durante varias horas”, explicó.